Mary Poppins, la terapeuta de familia

 mary poppins terapia

Ver Mary Poppins debería ser obligatorio para cualquier terapeuta.

 

Una persona que sabe leer motivo de consulta aparente y el motivo de consulta latente.

 Que sabe que debe promover cambios en la dinámica familiar completa y no solo en el “paciente identificado”

 Que entra a la vida de su paciente sin cambiar sus rutinas, sin dar “tips” o “herramientas útiles” sino mostrando diferentes significados de la experiencia cotidiana.

 

Antes de ver a la anciana que vende comida para las palomas, Mary abre una nueva posibilidad...

Antes de ver a la anciana que vende comida para las palomas, Mary abre una nueva posibilidad…

Que no toma decisiones sino que invita a pensar en otras opciones.

 Que sabe reirse de si misma, y que conecta con la gracia y la alegría.

 Que reconoce que muchas veces no sabemos qué decir y que la palabra más adecuada es supercalifragilisticuespialidoso.

Que usa como nadie la intervención paradójica, recetando aquellas conductas más sintomáticas al punto de crear condiciones para pensarlas nuevamente.

Un espejo que puede devolver una imagen alternativa de sí misma

Un espejo que puede devolver una imagen alternativa de sí misma

Que sale de la vida de sus pacientes sin hacer ruido, cerrando un ciclo cuando las metas se han cumplido, sin extenderse más de lo necesario.

 Mary Poppins no es una “niñera”, Mary Poppins es un espejo curioso, que crea imágenes de nosotros mismos insospechadas, inusuales, transgresoras pero posibles…

Si ejerces una profesión de ayuda, date un tiempo para ver Mary Poppins…

Vamos a ver a papá: un cuento sobre separaciones y re-encuentros

Un cuento sobre separaciones y reencuentros en la familia que emigra

Un cuento sobre separaciones y reencuentros en la familia que emigra

Compramos este libro de @edicionesekare en diciembre. Fue una compra srara, ambigua, asi como los sentimientos de la niña del libro. “Vamos a ver a papá” narra la historia de una niña y a la vez de muchos niños del mundo. Papá va a trabajar a un país lejano, y un dia llama para anunciar que vivirán de nuevo todos juntos… en ese nuevo país.
Cuenta el proceso, los sentimientos, las vivencias desde los ojos de una niña… sus ilustraciones (de Alba Marina Rivera) son profundamente íntimas, como retratos hechos desde la ventana de una casa. Las miro con el respeto y el cariño con el que se ven las escenas caseras y cotidianas de una familia que te abre la puerta.
Hace unos días lo leímos mi esposo y yo, antes de que él saliera de viaje. Aun no lo hemos leido a Victoria, pues nuestros sentimientos necesitan asentarse. Nos ha sido mucho más útil a nosotros como padres, pues nos conecta con dos partes de este proceso, tan auténticas como intensas: la separación y la ilusión. La necesidad de soltar para crecer y la importancia de mantener le vínculo profundo más allá del contacto físico y cotidiano.
Este cuento hace una manejo hermoso de la migración como un proceso en el que se tienden puentes, se abren caminos y se mantienen los vínculos que se cultivan con amor.
#emigrar
#emigrarconhijos
#emigrarconniños
#cuentosinfantilles
#familia
#separacion
#crecimiento

Cómo disciplinar niños (I)

Este es el título de miles de post, artículos y libros sobre crianza.

Es tremenda la cantidad de tinta y saliva gastada (y mal gastada!) para abordar el tema de la “disciplina”. Es común utilizar la palabra  “disciplina” para hacer referencia al seguimiento de instrucciones: “báñate”, “vístete”, “termina la tarea”, “ve a la nevera, busca queso y traémelo a la mesa”. Instrucciones simples, cotidianas, y que suelen ocurrir en forma de imperativo. No entraré en el tema de la obediencia como “la marca del buen padre”, ni tampoco en hábitos, ni mucho menos en la perseverancia como valor. Sólo haré referencia al seguimiento de instrucciones .

¿Qué tipo de límites necesito? Imagen de www.psicoblog.com

¿Qué tipo de límites necesito?
Imagen de http://www.psicoblog.com

Si ha llegado a este post buscando tips de disciplina, lo mejor es que no siga leyendo. Yo no se dar tips, menos sobre disciplina. Si de todos modos le interesa seguir adelante, le animo a leer la anécdota que sigue. Se trata de una historia de la vida real, ocurrida hace pocas semanas en una fiesta infantil. Luego, si quiere, no siga (porque yo escribo mucho y luego pude aburrirse), sólo hágase la siguiente pregunta ¿soy capaz de seguir instrucciones simples? Sigue leyendo

Sobre el “Informe” Doulas y otras formas de descalificación de la mujer

Sigo con detalle una polémica por la publicación de un malintencionado documento titulado ‪#‎InformeDoulas‬ publicado en estos días en España. Digo malintencionado, porque su contenido lejos de colocar el énfasis en los aspectos que realmente protegen a la mujer, colocan el acento en desprestigiar a un colectivo de personas que cumplen una función de acompañamiento.

Imagen tomada de www.motheringtouch.ca - autora: Marlene L’Abbe’

Imagen tomada de http://www.motheringtouch.ca – autora: Marlene L’Abbe’

Lo sigo no sólo porque me interesa mucho el tema de la psicología perinatal, sino porque mi hija nació en España y el trato que recibí de las matronas me daría para un “Informe Matronas”. Después de una preparación para el parto de la mano de una mujer maravillosa, finalmente llegué al hospital. Durante mi parto pude ver y ser víctima de un desfile de profesionales que han cursado estudios reglados y que están colegiados cometiendo una serie de errores importantes. Por ejemplo, tuvieron que hacerme una segunda punción epidural (con el riesgo que conlleva!!) porque el primer anestesiólogo se equivocó y las dos matronas que me visitaban no se dieron cuenta que no estaba recibiendo anestesia. Así como este detalle podría relatar uno y otro, pero este post no es sobre mi parto… Mas allá de mi experiencia personal, esto no me da derecho a desprestigiar a un colectivo de profesionales, a lo sumo podría haber hecho una denuncia, una reclamación o algo que hiciera valer mis derechos. Pero en ese momento no tuve energía para hacer sentir mi voz, sólo podía dedicarme a mi bebé. Y entonces, cuando lo recuerdo, pienso: si hubiese tenido una doula….

¿Qué necesitaríamos las mujeres?

Sigue leyendo

Niños e inseguridad ciudadana: el trauma a la vuelta de la esquina

Cómo ayudé a mi hija emocionalmente tras ser víctimas de la inseguridad

Finalmente nos pasó. Nos convertimos en una familia más víctima de la inseguridad que impera en Venezuela. Hace poco más de un mes una pequeña festividad navideña acabó con dos hombres armados despojándome de mi vehículo delante de mis amigas y de nuestras hijas, tal y como relata mi esposo en su blog. Lo ocurrido no es ni más ni menos dramático que lo que le ha pasado a muchas familias venezolanas (y que pasa en demasiadas ciudades latinoamericanas). Aunque no hubo agresión física, mi pequeña y yo tuvimos que hacer frente a unas heridas emocionales que hasta ahora nos eran desconocidas.

La importancia de prevenir el estrés post traumático después de ser víctima de violencia urbana

Atiendo a muchas familias que en algún momento han sido víctimas de la inseguridad. Los casos pueden ser más o menos duros, pero cuando llegan a consulta suele ser porque el paciente está rozando lo que técnicamente se llama Síndrome de Estrés Post Traumático. Dicen los entendidos en trauma que para que un evento sea realmente traumático necesitas dos golpes. Cito a Boris Cyrulnik, en su libro “Los patitos feos”

“Hay que golpear dos veces para que se produzca el trauma. El primer golpe, el primero que se encaja en la vida real, provoca el dolor de la herida o el desgarro de la carencia. Y el segundo, sufriendo esta vez en representación de lo real, da paso al sufrimiento de haberse visto humillado, abandonado, ¿Y ahora qué voy a hacer con esto?, ¿lamentarme cada día, tratar de vengarme o aprender a vivir otra vida, la vida de los cisnes?”

Mi experiencia como terapeuta es que los niños necesitan “elaborar” la situación. Al día de hoy, como madre, estoy más que segura.. Lo cuento en primer lugar porque necesito contarlo y en segundo lugar porque quizás pueda ser de utilidad a otras familias. A continuación,  lo que hicimos como padres:

Sigue leyendo

Reencuentro familiar después de emigrar; volver a casa por Navidad

Ya estamos en diciembre. Muchas familias de emigrantes aprovechan la Navidad  para visitar a sus familias en los países de origen o para recibirlos en el país de acogida. El reencuentro familiar es  un momento añorado, que suele ser preparado con ilusión, pero en ocasiones también con ansiedad y hasta temor. No es para menos, volver a casa conlleva una  carga emocional tan alta que puede llegar a ser explosiva.

Viajar para ver a la familia

Viajar para ver a la familia

Una vez comprado el pasaje para visitar a la familia la emoción es abrumadora. Para muchos emigrantes ha pasado mucho tiempo desde la última vez que visitaron su país. El vaiven emocional es tremendo. Mientras se prepara el reencuentro familiar se compran regalitos para la familia o juguetes para los nuevos bebes que aún no se conocen, pero que desde hace meses se sueña con cargar.

La situación debería ser idílica: abrazos, entrega de regalos, risas, compartir, y un tiempo indefinido de amor familiar.  Publicaremos milies de fotografías en FB e Instagram rodeados del paisaje de nuestro añorado país, de la entrañable familia, de los viejos amigos y de una suculenta comida, repleta de matices propios, que ya casi podemos saborear. Cuando volvemos por primera vez en muchos años, el corazón late con fuerza desde el momento en el que tenemos en las manos nuestro pasaje.

Encuentro con la familia en otro país

Encuentro con la familia en otro país

En el otro extremo están las expectativas de quienes nos esperan; los padres, hermanos y familiares que llevan meses preparando el reencuentro.

Lo que dejamos atrás al emigrar ha cambiado en cierto modo: nuestros padres han envejecido, han ocurrido bodas, nacimientos, cambios de trabajo, divorcios, mudanzas, y miles de eventos vitales … y otras cosas permanecen en el mismo sitio desde la última vez que las tocamos: amores y lealtades, pero también puede haber  rencores, secretos y algunos viejos conflictos que no se solucionaron solos con el simple paso del tiempo.

En ese marco ocurre el ansiado reencuentro familiar, del que deseamos salir fortalecidos como personas y como familias. Si estás a punto de encontrarte con tu familia después de emigrar, estas reflexiones pueden ser de utilidad:

1.- Cuestionar el cambio aleja, manifestar el deseo de re-conocimiento acerca

Sigue leyendo

Anécdota navideña de una madre venezolana cursi

- Mamá nos aprendimos una canción en la escuela.

Me incorporo. Tomo aire. Inhalo. Exhalo. Estas afirmaciones me ponen nerviosa, lo admito. No es que la niña arranca a cantar una canción nueva, no. Es que está anunciando una canción. La canción.

- Si mi_amor, ¿qué canción?

- Mamaaaaá, ¿dónde están los jugueeeetes?, Mamaaaá El Niño no los trajoooo…

- ¿Cómo?

- Es de un niño que no le trajeron juguetes en Navidad.

Silencio. Suspiro. Yo es que soy cursi, y me gusta la Navidad. Soy muy sencilla en mi forma de vivirla, hago adornos caseros, quiero comer hallacas de mi mamá, visito a la gente. Canto aguinaldos. Prendo velitas en la corona de Adviento cada domingo. Hago galletas. No soy empleada, así que no cobro utilidades ni bono especial, de tal manera que mi Navidad no es tiempo de consumo, pero de allí a pensar que un niño se queda sin juguetes, es mucho con demasiado.

- Mamaaaá, ¿dónde están los juguetes?, Maaaaaaá El Niño no los trajo

- ¿Y la maestra cantó esa canción? (canción totalmente desconocida para mi, hasta el jueves pasado)

- No, la puso en su radio.

En su radio. Cuando la maestra pone la radio, agarrate los pantalones. Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.117 seguidores