Mi experiencia del retorno

Ya contaré técnicamente, como psicóloga, mis impresiones y experiencia sobre el proceso de retorno.

Retornar no es fácil, aqui dejo algo que escribí cuando tenía unos meses de haber retornado a mi país junto a mi esposo y mi hija, que entonces contaba con 3 años y medio.

Aprender a Retornar y recordar a Raquel

 

Raquel tiene una nariz peculiar… su nombre, el de sus hermanos y su nariz son curiosos. Me los puedo imaginar joyeros hace doscientos años…Raquel creció en la España tradicional que todos saben cuál es sin que necesite muchas explicaciones. Y es Madrileña. Tiene un acento adorable, que suena musical en Chiclana de la Frontera. La vi y supe que ella podía cuidar de mi hija, en aquel lejano lugar en el que no conocía anadie. Raquel tiene eso, sabe cuidar, sabe dar, sabe compartir. Anoche soñé con ella. Me abrazaba profundamente, nos conmoviamos en el encuentro. La soñé tan auténtica, que a parte de sus dos hermosos hijos, tenía dos más, adoptados. Unos varoncitos melenudos de rasgos indúes.

Este sueño, en su variopinto escenario, merecuerda lo acogedora que ha sido su amistad. Cuando conocí a Raquel tenía poco tiempo de haber montado Blossom, su hermoso proyecto para niños de 0 a 6 años y sus familias. Blossom fue una casa para Victoria y un lugar para mi profesionalmente. Actualmente Raquel y yo compartimos algo en este momento más intenso que antes, y también a más distancia: hicimos maletas, y con nuestra familia volvimos a nuestro país de origen, en un  momento crítico, que no favorece proyectos, pero que por alguna razón especial, nos hace intuir que aquí será mejor. Ella retornó a España, venía de Londres. Y yo retorné a Venezuela, vengo de vivir en España.

Retornar no es fácil. Lo se por Raquel, y quizás por eso me hace tanta falta ahora. Lo veía en sus ojos cuando acompañabaa su marido en su adaptación, cuando volvía a releer la educación que recibió y que ahora reciben sus hijos, cuando se enfrentaba a un cambio de si misma que le hacía sentir una apertura que no encontraba tan facilmente en los que la rodeaban.Y se agregaba entonces la crisis española… que dificultaba los proyectos, el crecimiento económico.

 

 

Raquel fue la persona que confrontó mi proyecto de retorno con más tacto y más argumentos. Tomabamos vino los viernes a la una en un chiringuito con unas tapas buenísimas, justo frente a Blossom. Sus ojos no eran los de “experta” en retorno, eran los de amiga amorosa que sabe qué tipo de preguntas hacer. Y que comprende que en las familias multiculturales, el retorno sobrevuela de vez en cuando el espacio aereo de la familia. La decisión era y sigue siendo apropiada, las oportunidades que nos ofrecía España eran limitadas, aunque sus servicios superaran a los venezolanos. La cercanía del apoyo familiar y un apoyo social más sencillo y cotidiano, la posibilidad de ser creativos en esta etapa y hacer otras cosas ganaron la partida a la vida práctica y predecible en España. Eso sí, jamás podré rebatir que vivir cerca del mar es mejor en cualquier lugar del mundo.

Me vine, con mis maletas, mi esposo, mi niña y mi perro… y ahora que es cuando más necesitaría su calidez, y los vinos en Chiclana!

Aprendo de ti, querida Raquel…

Aprendo que cuando retornamos, nuestra pareja y nuestros niños nos necesitan mucho más de lo que nos han necesitado nunca.

Aprendo que algunos empiezan de cero…pero los que retornamos empezamos algunos días de cero, otros tenemos todo avanzado y conocido, y muchos días, más de los que quiseramos estamos en menos cinco. Esos días reqieren de una dosis especial de esperanza y de compañía.

Aprendo que al retornar  hemos cambiado y crecido mucho, y que, afortunadamente, también encontramos gente linda que nos ayuda y recibe.

Aprendo, muy especialmente, que el aquí y ahora es tan absorvente que nos resta energía para seguir el contacto cotidiano, pero no hace mella alguna en el cariño

Te tengo presente querida Raquel, aunque notomemos vino los viernes…

 

“Yo no me voy”: cuando los adolescentes se resisten a migrar

Adolescentes que no quieren migrar

Adolescentes que no quieren migrar: Yo no me voy!

Desde el consultorio la perspectiva es otra. Ves la confusión de un niño o adolescente con otra mirada. Y logras entrever, en su resistencia al plan migratorio, una sensación de traición. Muchas veces los padres, que hasta ahora han mantenido una posición omnipotente en un entorno adverso, ahora confiesan que no son capaces de mantener la burbuja.

Cuando un adolescente se resiste al cambio de país/ciudad creo valioso que los padres reconozcan varias diferencias entre adolescentes y adultos para valorar la realidad. Por muy altos y guapos que estén, no dejan de tener pocos años de vida, y una perspectiva más limitada de la realidad.

Para poder reaccionar sanamente, necesitamos compreder por qué se resisten, acompañar su proceso emocional y respetar su proceso, a la vez que mantenemos claridad y firmeza sobre nuestra decisión adulta.

¿Cómo enfrentar esta resistencia al plan migratorio de la familia?

Sigue leyendo

Humor: buscando ayuda

Rosario:

A veces pasa…

Originalmente publicado en Situación de la Psicoterapia en España y Europa:

buscando-ayuda

Ver original

Como explicarle a un niño que asistirá a una evaluación psicológica

Explicar el motivo de la evaluación es parte del procesoEE es un paciente nuevo, 8 años, guapo, ojazos negros. Llega incómodo. La madre nada más entrar me dice “viene preguntándome por qué viene para acá!”

Me dedico a encontrarme con los ojazos de EE, ignoro aparentemente el comentario de mamá pero lo almaceno en mi “memoria de trabajo” porque esta es una pista clave: EE está angustiado, va a ir a una evaluación psicológica y mamá no sabe cómo explicarlo.

¿Qué decirle a un niño cuando sabemos que se le aplicarán pruebas de evaluación psicológica?

Sigue leyendo

¿Qué debo saber de mi psicólogo antes de iniciar un proceso terapéutico?

Mi hija en el consultorio 2012

Mi hija en el consultorio 2012

Aunque vamos al psicólogo con la certeza de que tendremos que contar “nuestras” cosas, rara vez pensamos qué tipo de información tenemos derecho a saber sobre el psicólogo que escogemos antes o durante el proceso terapéutico.

Como paciente tienes derecho a saber:

  1. Qué tipo de formación ha recibido el psicólogo: el nivel académico alcanzado, su especialidad y las instituciones que avalan su formación.
  2. Si está colegiado en el Colegio de Psicólogos correspondiente.
  3. Si tiene experiencia previa con casos como el que llevas a consulta
  4. Qué tipo de orientación prefiere para abordar el caso, y por qué considera que esta orientación es la más adecuada.
  5. Si trabajará en equipo con otros profesionales y cuál será su rol en este equipo.
  6. Su trayectoria profesional.

 

¿Debo saber aspectos de la vida privada de mi psicólogo?

La mayoría de los psicoterapeutas tenemos cuidado de que la exposición de nuestros aspectos personales tenga un sentido en el proceso, de lo contrario se transformaría en una conversación trivial que distorsiona el proceso de ayuda.

Sigue leyendo

Duelo en niños: aclarar, contener y acompañar.

Duelo InfantilFue duro decirle a mi pequeña paciente que su papá no volvería… nunca más. La pregunta que se hacen muchos padres es cómo deben abordar la irreversibilidad de la muerte y en general qué hacer en casos de duelo infantil.

A es mi paciente desde enero. En julio su padre enfermó y en pocas semanas murió. En el último año, lamentablemente, es el segundo miembro de su familia que fallece a causa de una enfermedad.

Es una niña inteligente, de 4 años. La última sesión que tuvimos entró por primera vez tranquila, separándose adecuadamente de su mamá. Realmente quería ir al consultorio. Escoge dibujar. Primero a papá… y luego a ella misma, finalmente en un dibujo sin forma claramente identificable, logró definir “la barriga de papá”, en la cual se concentraba la causa de su muerte. Era su manera simbolizar una ecografía abdominal que diera cuenta de la enfermedad que su padre tuvo que padecer.

Los niños se preguntan sobre la posibilidad de que ellos mueran.

Sigue leyendo

Mi neurosis materna el primer día de clases

¿Va al cole con a vivir su historia o la de mamá?

¿Va al cole con a vivir su historia o la de mamá?

Queridos amigos, comparto con ustedes una parte de mi neruosis materna, en su versión “primer día de clases”

Como se imaginaran, estos días de septiembre transcurren preparando lo que los españoles llaman la “vuelta al cole”. Mi marido la semana pasada lo anunció como un gran logro: “por fin empezarán las clases” . Mi hija recibiò la noticia con alegría. Emocioanda por su uniforme, la compra de material escolar y la expectativa de encontrarse con nuevos amigos.
“Este par de degenerados se alegran de la vuelta al cole”, pensé
Pero en lugar de eso dije: “si mi amor, y vas a ver qué bien te va!”
Para mis adentros pensé mil cosas: “¿cómo será la nueva maestra?, ¿será comprensiva, cercana…?”  sin embargo solté “te va a tocar una buena maestra, que te enseñará a leer como los niños grandes!”
Como trato de ser una madre contenedora le aseguré que la niña que el año pasado se negaba a jugar con ella no estaría en su salón y que este año la maestra utilizaría otras estrategias para controlar el grupo distintas a gritar. Se quedó muy tranquila y yo he pasado la semana como un niño de 8vo grado que no quiere empezar el colegio.
La semana transcurre sintiéndome mala madre, naturalmente.  

Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 412 seguidores