Vivir en otro país
Comments 5

Sobreponerse, tan humano como la adversidad.

Es rubia a fuerza de un tinte. Le combina perfectamente con ese estilo que irradia fortaleza. Se ve que es una mujer que le planta cara a lo que le venga, alguien capaz de sobreponerse a cualquier adversidad.  Llega a la sesión embutida en una especie de funda negra, cubierta a capas con chalecos, bufandas, flecos y chaquetas;  esto último me hace pensar que tiene en este continente más tiempo que las otras, que suelen ser mucho más conservadoras al vestir. Cuando, a la mitad de la sesión, comenta que es abuela no me lo puedo creer. No se por qué, si la mitad de las abuelas de mi país son cincuentonas, coquetas y cuidan de sus hijos a la par que a sus nietos.

De todo lo que ella menciona a lo largo de este pequeño trabajo grupal, al que me han permitido incorporarme como psicóloga voluntaria, hay algo con lo que conecto especialmente: esa capacidad de sobreponerse a la adversidad.

Hay algo más allá de la frustración de un plan que no salió como ella quería, del despecho que nos deja entrever  un amor que no fue, de la soledad de mujer que emigra sola. Hay algo allí dentro que la empuja y nos deja ver que, lejos de padecer cualquier síndrome, nos encontramos con la RESILIENCIA.

La resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves

“A pesar de traumas graves, incluso muy graves, o de desgracias más comunes, la resiliencia parece una realidad confirmada por muchísimas trayectorias existenciales e historias de vida exitosas. De hecho, por nuestros encuentros, contactos profesionales y lecturas, todos conocemos niños, adolescentes, familias y comunidades que “encajan” shocks, pruebas y rupturas, y las superan y siguen desenvolviéndose y viviendo -a menudo a un nivel superior- como si el trauma sufrido y asumido hubiera desarrollado en ellos, a veces revelado incluso, recursos latentes y aún insospechados”.

(Michel Manciaux. La resiliencia: ¿mito o realidad)

 

5 Comments

  1. Muchos inmigrantes tienen esa capacidad extraordinaria de superar las adversidades del proceso y crecer emocionalmente al mismo tiempo, es maravilloso ver a gente tan adaptada y fortalecida.

    Gracias Rosario por tu post.

    Me gusta

  2. Pingback: Mujer, inmigrante y emprendedora. « Migraciones, psicología y otros cuentos de camino

  3. Pingback: Emigrar es emprender | Blog de una psicoterapeuta

  4. Pingback: Niños e inseguridad ciudadana: el trauma a la vuelta de la esquina | Blog de una psicoterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s