Emigrar con niños y adolescentes, Familia multicultural
Dejar un comentario

Adolescentes migrantes: ¿lo son o “eligen” serlo?

Hace poco les contaba que estaba en la búsqueda de experiencias exitosas con adolescentes migrantes, y encontré este artículo en la web de aulaintercultural.

Al principio el resumen que está antes del artículo completo  me chocó y a punto estuve de no leerlo. Digamos que me pareció un resumen que hacía ver un montón de ideas pre-concebidas sobre los adolescentes migrantes, más por el tono de la redacción que por otra cosa.

Pero lo leí y, aunque sí, estoy de acuerdo en cosas, hay algo en el tono que me sigue chocando… y es justamente esa sutileza con la que expresa que los adolescentes migrantes no tienen salida sana y autónoma al doble reto al que se enfrentan: ser adolescentes sin estar previsto que lo sean y construir su identidad viviendo entre dos culturas.   Sin embargo he de decir que ese resumen no le hace justicia al tono experto y a la vez cercano que su autor, Jaume Funes,  tiene sobre el tema, aunque a veces abusa de la diferencia entre “nosotros” (la sociedad de acogida) y “ellos” (los inmigrantes, así de genérico).

Creo que es un artículo muy completo y centrado en los adolescentes de origen africano, más distantes culturalmente de los adolescentes españoles, cuya cultura de origen en muchos casos podría no preveer la adolescencia como etapa vital.

Realmente lo que más me gustó es esa parte en la que habla de un proceso interior que choca con el proceso social: se plantea el dilema de si l@s chic@s pueden y quieren dedicarse a “ser adolescentes”, algo que en el mundo urbano occidental está más que previsto, y es la identidad de muchos hasta más allá de los 21 años

Hace referncia a otros aspectos como menores no acompañados y el papel de la escuela, con reflexiones muy interesantes…

 
 

 

Los y las que ya nacieron aquí o llevan prácticamente toda su vida entre nosotros comienzan a formar eso que llamamos segundas generaciones. Son todavía pocos pero representan un futuro muy próximo. Son el producto denuestra escolarización, de nuestros procesos de integración o rechazo ahoracon aire adolescente.

Son de aquí, están aquí y deberían, ahora que han crecido, sentirse de aquí. Saben, sin embargo, que los identificamos como inmigrantes y extranjeros,con una condición que ni siquiera es suya aunque haya marcado sus vidas,que en todo caso fue la de alguno de sus progenitores.

 

Sigo poco convencida de la frase “segundas generaciones” para hablar de los hijos de inmigrantes… pero a  falta de una mejor y dada la utilidad para comunicarnos,  seguimos utilizándola…

Para mi búsqueda ha sido muy ilustrativo reflexionar sobre cómo la relación padre e hijo se puede ver realmente distorisonada cuando los padres no saben que socialmente sus hijos tienen la tarea de ser adolescentes, con todo lo que ello puede significar: descubrirse, explorar, rebelarse, en un período de tiempo, que para muchos es muy largo y carente de significado en el proyecto migratorio.

 

 

 

El adolescente vivirá ante la contradicción de integrarse entre los iguales y ser rechazado por la familia, mantenerse fiel a la familia y ser rechazadopor el grupo de iguales. Nos encontramos así con que una de las líneas deacción pasa por el trabajo familiar para que, estas y otras familias, entiendan un poco mejor el mundo de la adolescencia y le hagan un lugar entre sus formas de entender la vida, sin incrementar sus angustias y sus desequilibrios.

 

 

Para leer el artículo completo, pueden hacer click aqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s