Antes de emigrar, Vivir en otro país
Comments 12

Entender las costumbres locales y comprender la historia. Tareas ineludibles para la integración

La llamaremos señora M.
La señora M sale con frecuencia a pasear a su perrito, una de esas mini mascotas que le dan a sus dueños un aire de importancia y que hacen deposiciones minúsculas para bien de sus propietarios y de la sociedad.
La Señora M, sale, la mayoría de las veces, mirando al frente. Y justo cuando me ve, mira un poco de lado, con cierto disimulo, para que no se le note demasiado que trata de evitar mi implacable saludo.
La señora M, se encuentra de pronto con mi infaltable “buenos días”, que le llega a sus oídos en voz clara y fuerte, y para rematar la miro frontal y sonriente.
La señora M, desarmada, me mira de reojo, se le desprende una media sonrisa, y no le queda más remedio que responderme, entre dientes, con un leve murmullo que yo interpreto satisfecha como un “buenas”.

¿Qué le pasa a la señora M?


La señora M hasta hace poco me desconcertaba. No terminaba de entender por qué evitaba saludarme. Estudié todas las hipótesis: ¿tendrá la Sra. M un prejuicio contra los inmigrantes?, ¿será la Sra. M una espía?, ¿será un poco ciega y por eso no me ve?  Algunos días me sentí triste porque la Sra. M no quería saludarme. Otros sentí mucha rabia hacia la Sra. M porque yo era cordial y ella no me correspondía.
Después de analizar, leer y convivir un tiempo en la Isla que me acoge, estoy comprendiendo una idiosincrasia propia. Muchas de las normas de cortesía aprendidas hasta ahora en mi país o en el resto de España, no funcionan. Resulta que en Mallorca mi saludo frontal puede ser interpretado como invasivo y causar cierta desconfianza.
   Me puede gustar más o gustar menos. Pero hay una forma de ser propia del lugar al que he migrado que es mejor conocer y comprender lo antes posible, como bien relata un libro recomendado por mi terapéuta: Queridos Mallorquines, de Guy de Forestier, cuyo capítulo sobre el ritual de El Saludo encontré transcrito casi completo en este blog (gracioso y útil, por cierto).
La señora M, como muchos de mis vecinos oriundos de la isla, no saludan porque no es parte de sus costumbres ese saludo diáfano con el que yo vengo, menos si proviene de un extraño. Esta pequeña anécdota, que tantos dolores cabeza me ha dado y que ha terminado en mi espacio de psicoterapia, la traigo a colación porque me parece fundamental tanto para quien está pensando en migrar como para quien ya tiene tiempo en otro país, que se informe de todas las maneras posibles de las costumbres propias del lugar.
Como comentaba recientemente, estoy leyendo un libro muy interesante publicado por la Fundación Esperanza, “Entre aquí y allá, familias trasnacionales colombianas” . Uno de sus apartados habla de las “vendas” con las que los y las migrantes llegan al país de acogida.
En el caso de la migración hacia España, parece que el hablar el mismo idioma supone compartir una forma de hacer las cosas en la cotidianidad. Nada más lejos de la realidad. La mayoría de los migrantes se encuentran con costumbres muy diferentes. Muchos aprendemos formas de comportarnos que resultan cómodas, hábitos como comer tapas o tener una hora de la siesta que son fantásticos. Y también observamos un trato que en nuestros países puede ser de mala educación o a veces un simple gesto de interés por el otro puede ser interpretado por los demás como abuso de confianza.

La tentación inicial es buscar la explicación en asuntos raciales o prejuicios, lo cual en ciertos casos particulares puede ser cierto. Sin embargo es muy importante entender el código local de trato entre las personas, conocer un poco de historia del lugar al cual se va a migrar y en el caso de España, conocer su historia contemporánea es fundamental.

Integrarse es posible en tanto conozcamos esas claves, y prepararse e informarse ayuda en ese proceso y sobretodo evita disgustos innecesarios.

Al día de hoy, La Sra M sólo me saluda por obligación. Y yo la saludo por que quiero, pero su indiferencia ya no me afecta, sólo me causa curiosidad.

12 Comments

  1. Esperanza Botero says

    Fantàstico tu comentario y enseñanza. Asi como conversas de sabroso escribes !!!!Sigue adelante, espero pronto leer tus novelas !!!! Besos para los tres…

    Me gusta

  2. Gracias Esperanza! Tu, que hace tanto tiempo migraste, sabes que hay que aprender un código… y luego ponerlo en práctica!
    Te mando un beso,

    Me gusta

  3. Rosario Rivero says

    Mi querida Psicóloga me encantaría leer ese libro de Mis queridos Mallorquines porque es tan diferente una conversación allá aunque sea en el mismo idioma, yo particularmente manejo un traductor en mi mente cuando estoy hablando allá.Por ejemplo pena aquí es vergüenza en cambio allá se relaciona con tristeza, apetecer para mí se refiere casi siempre a querer comer ó beber algo en cambio allá te puede apatecer caminar nadar ó comprar algo, un día ví a alguien muy disgustado con empleado porque éste había dicho trapo en vez de paño de limpieza.También hay que tener cuidado con los gestos y expresión corporal porque pueden ser utilizados muy difeente a nosotros.También aceptar con un silencio ó con cierta discreción alguna ofensa ó grosería se interpreta como sumisión ó actuación de persona tonta., para nosotros es ser de buenos modales.Así que tambien te digo que yo puedo escribir Mis queridos Potugueses, porque son mis compañeros de vida cotidiana en un pueblo donde son una gran mayoríaPara comentarte algo : no está en sus costumbres el saludar en la calle, esto a mí me costó mucho entenderlo durante estos cuarenta años, porque en las oficinas sitios de trabajo, sus casas si saludan pero en la calle NO.Es difícil que uno en su propio País también tiene que entender a otras personas que vienen, pero aquí somos unos campeones en esto y después que comprendemos ya seguimos siendo iguales con todos.Saludos un beso sigue escribiendo te quiero.Mami

    Me gusta

  4. Si, hay que “traducir” para no malinterpretar, hay que tratar de usar las palabras correctas en este contexto, y es cuestión de voluntad de parte y parte para comprenderse. Sin voluntad no hay entendimiento…
    Pero sobretodo es el lenguaje no verbal, la actitud, incluso como tu dices el manejo del silencio, lo que nos desconcierta mutuamente. Por eso muchas veces opto por explicar que digo o hago algo porque es una costumbre de mi país y que en mi país es bien visto.

    De esto recuerdo siempre cuando nació Victoria que teníamos unos pequeños regalos para quienes vinieron a conocerla. A todos les expliqué que era una costumbre venezolana, para que no lo interpretaran como algo que tenía otra intención, o como una forma de “quedar bien”, y especialmente evitar que lo rechazaran alegando “que no hace falta”. Asi todos recibieron su detalle encantados y curiosos con esta costumbre nuestra…

    Esperamos ansiosos tu libro!

    Me gusta

  5. Te cuento que en Galicia también ha sido difícil este tema, yo estoy acostumbrada a saludar y dar las gracias siempre y aquí parece ser que no es así, la gente parece estar molesta a toda hora, cuando vas a la tienda o al mercado a duras penas te saludan y siempre te dicen “que quieres” como de mala gana, yo me siento ofendida o bueno eso pasaba al principio, pues ahora no le doy importancia y siempre saludo y si no me responden no me importa, pues me he dado cuenta que es común y que no es contra mi, sino que la gente es así, algo distante, prevenida pero con el tiempo, cuando ya te han visto varias veces, llegan a ser amables y demasiado habladoras (el otro extremo)…

    Creo que todo es costumbre y me hubiese gustado saber (al principio) que la gente era tan diferente, pues puede llegar a ser un choque emocional cuando estas lejos de casa y esperas que alguien te salude amablemente como pasa en tú país, pero aquí ni siquiera un taxista te pone charla y es ahí cuando extrañas al señor hablador que te hacia el camino un poco más entretenido ;).

    Saludos desde Santiago de Compostela

    Me gusta

    • Eso es quizás lo que muchas veces nos falta, eso de saber “desde el principio” cómo es el trato común y corriente en el lugar al que vamos a vivir es una de esos elementos que no deberían faltarnos.
      Muchos nos encontramos con amigos, conocidos, o nuestras mismas parejas que nos ayudan a comprender esta nueva forma de trato que a veces nos desconcierta, otras nos duele e incluso puede llegar a ser graciosa. Otros simplemente a fuerza de trato y mal-trato se ven obligados a aprender el nuevo código.
      Yo me he propuesto servir de “mediadora” de la vida diaria, de calle, pues.

      Me gusta

  6. emilio gonzález says

    Realizo una ponencia-taller sobre “Comunicación Intercultural” y estoy recabando información.
    Me vale todo: costumbres socio-culturales de tu tierra, de tu región, anécdotas de viaje, malentendidos culturales, cosas positivas y negativas, formas de saludar, en fin, todo lo referente a los usos y costumbres en la comunicación entre dos o más personas con diferencias multiculturales.

    También me valen cosas que hayas visto, oído, hecho, padecido, etc…en un viaje a otro país o comunidad. Situaciones cotidianas para tí, pero que situadas en un contexto árabe, latinoamericano, africano, japonés, gitano, nórdico, hindú, rumano, etc…me sirvan para acercar las diferencias culturales y el enriquecimiento mutuo a mis alumn@s.

    Gracias! Emilio.
    Mediador Intercultural en Tenerife.
    euroafroamericano@gmail.com

    Me gusta

    • Emilio, siento mucho no haber respondido a tiempo. Mis procesos personales (una nueva migración) me han tenido alejada del blog. Pero he vuelto. Si en este momento puedo ser de utilidad, avísame. Un saludo!

      Me gusta

  7. Pingback: Plantarse frente al Duelo Migratorio | Blog de una psicoterapeuta

  8. Pingback: ¿Por qué no me besa? – de las diferencias culturales | Blog de una psicoterapeuta

  9. Pingback: ¿Emigraste?: Evita la comparación | Contratransferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s