Crianza, Relación con la madre, Uso terapéutico de libros, cuentos y películas
Dejar un comentario

Maléfica y la imagen materna

Angelina Jolie con unos enormes cuernos, esa boca repleta de dientes impecables y sus ojos de extraño color y mirada perturbadora … en una película ¿infantil?

Maléfica es la historia de cómo una mala mujer llega a serlo. O de cómo una dulce niña se transforma en una mujer vengativa, llena de rencor y lo proyecta en la criatura más indefensa que puede tener entre sus manos: una bebita dulce y hermosa que todos hemos conocido como su víctima por obra y gracia de Disney: La Bella Durmiente.

Maléfica vive una traición

Maléfica vive una traición

Las niñas querían verla desde hace meses, y no tuvimos la oportunidad hasta ayer, que mi amiga Marbi la compró. Llevamos cotufas, refrescos y la mamás de este cuarteto de bellezas nos dispusimos a conversar mientras ellas jugaban a ser princesas.

Llego la hora de la película y no pude seguir conversando. Me atrapó Angelina.

Maléfica es traicionada, por un hombre ambicioso al que ella consideraba su amigo y que sólo deseaba ser Rey.

Angelina sufre una mutilación muy simbólica (que no detallaré para no arruinarle la película a nadie). Este hombre no sólo le arrebata una parte de si misma, este hombre le muestra que los hombres (en el sentido del género humano) son capaces de atropellar al otro en búsqueda de su propio interés.

La Maléfica que nos queda, acumula suficiente rencor como para maldecir a la hija inocente de esos hombres. Curiosamente no desea para Aurora una muerte inmediata. No la calcina en el fuego. Desea que crezca feliz, hasta los 16 años. Quizás como ella, y deseaba que durmiera en la espera de un beso de amor. Le deseaba la frustración.

El deseo inconsciente es que esa niña feliz e ingenua repita su historia.

Durante la película, se teje una relación madre/madrina-hija/ahijada muy curiosa. Sin entrar en detalles, me parece hermosa la manera en la que nos cuenta que para evitar la condena de nuestras hijas a repetir nuestra historia (cualquiera que sea), inevitablemente la relación madre-hija debe estar sanada. Es necesario para las madres comprender que por mutiladas o traicionadas que se sientan, sólo el beso de amor de mamá, que es un beso de aceptación, les permite encontrase con ellas mismas.

Es importante para cada mujer comprender que la mutilación de mamá sólo le pertenece a ella, y que podemos ver a mamá como nuestra hada madrina o nuestra maléfica particular. Un post aparte merecen los hombres con los que Aurora se relaciona en la película: el Rey traicionero, el cuervo aliado incondicional de Maléfica y el príncipe ingenuo.

La bella durmiente eligió un hada madrina. ¿sabemos qué imagen tenemos de mamá?, ¿somos mamá – maléfica o mamá – hada?

Allí estaban las cuatro, comiendo cotufas, viendo una historia llena de misterios (como la feminidad que irán descubriendo mientras crecen), gritaron, rieron, se asustaron… mientras yo no podía dejar de ver la película que en su forma y en su fondo me cautivó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s