Crianza, Evaluación y Tratamiento
Dejar un comentario

Como explicarle a un niño que asistirá a una evaluación psicológica

Explicar el motivo de la evaluación es parte del procesoEE es un paciente nuevo, 8 años, guapo, ojazos negros. Llega incómodo. La madre nada más entrar me dice “viene preguntándome por qué viene para acá!”

Me dedico a encontrarme con los ojazos de EE, ignoro aparentemente el comentario de mamá pero lo almaceno en mi “memoria de trabajo” porque esta es una pista clave: EE está angustiado, va a ir a una evaluación psicológica y mamá no sabe cómo explicarlo.

¿Qué decirle a un niño cuando sabemos que se le aplicarán pruebas de evaluación psicológica?

Me dediqué a jugar un poco con EE. Durante este tiempo observo aspectos típicos de esa situación: lenguaje expresivo y comprensivo, seguimiento de instrucciones, capacidad de concentración, y otros detalles, pero sobretodo entablo una relación cálida, propicia para entender qué sucede.

El juego tiene una mecánica sencilla, pero al final, para saber quién ganó (y a EE le gusta ganar!) debe leer una palabra sencilla. No más de dos sílabas. Y no lo logra con facilidad.

Pasadas varias rondas, aunque EE desea seguir jugando, pues de momento vamos empatados (quiere ganar… y yo también!) anticipa el momento de la lectura, son imperceptibles, pero los signos de ansiedad aparecen. Le pregunto cómo le va leyendo, pero no en el colegio, en los juegos. Nuestra conversa, mientras jugamos pone en evidencia lo incómodo que resulta a sus 8 años sentirse en desventaja para jugar. Le propongo que averigüemos por qué le pasa esto,

Para un niño que se angustia por la situación de evaluación es importante encontrarse en un ambiente cálido y a la vez comprender lo que los psicólogos llamamos su motivo de consulta.

Una evaluación psicológica es justamente para comprender las razones por las cuales aparecen síntomas en las diferentes áreas de desarrollo: en el área cognitiva, escolar, emocional… con la finalidad de orientar un tratamiento psicoterapéutico, psicopedagogico o incluso de realizar los ajustes curriculares en el aula que algunas veces requiere un niño para la inclusión.

Con este dibujo le expliqué a EE lo que harìamos:

 

La evaluación psicológica explicada a niños

La evaluación psicológica explicada a niños

 

EE comprendió claramente qué haríamos y porqué lo haríamos… y estuvo de acuerdo!

Esto es lo que explico a los niños que conocen y comprenden su motivo de consulta, y se angustian ante el proceso de evaluación psicológica, especialmente cuando tienen más de 8 años como EE.

1. Tenemos un problema que nos hace sentir tristes, enfadados o no sabemos que hacer para resolverlo ni por qué nos pasa.

2. Mamá y papá se preocupan por esto, y hacen todo lo que pueden. Cuando no logran ayudarte vienen a mi consultorio.

3. Hacemos una cita contigo, y observamos (como cuando jugamos)  que ese problema esta realmente molestándote!

4. Pueden haber muchas causas… y empiezo a observar y hacerme preguntas: ¿cómo se siente un niño cuando esto le pasa?, ¿como funciona la inteligencia de este niño?, ¿como funciona la memoria? ¿será un problema de atención?, ¿o falta coordinación entre nuestro ojo y nuestra mano?

5. Para responder las preguntas me reúno con otras personas del equipo y una de mis colegas tiene una cantidad de actividades que nos permiten dar respuesta a las preguntas

6. Vemos cómo te va a en las actividades y luego hablamos contigo y tus papás para hacer un plan que nos permita solucionar el problema y lograr que estés más contento

No todos los psicólogos hacen evaluaciones psicológicas ni todos los niños requieren de evaluaciones psicológicas integrales (para saber cuàndo evaluamos un niño  pueden leer este post) En lo personal no es mi fuerte: soy psicoterapeuta no clínico, sin embargo pertenezco a un equipo multidisciplinario que en conjunto integramos diferentes miradas para hacer un trabajo valioso y exhaustivo. Quizás mi aporte más relevante es crear las condiciones para una evaluación con una orientación claramente terapéutica.

Para aquellos que deseen profundizar pueden leer este excelente artículo de Andrea Canter (de la Red de Escuelas Públicas de Minneapolis), publicado en NASP (National Association of School Psychology)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s