Crianza, Evaluación y Tratamiento
Comment 1

Psicoterapia… ¿en grupo?

 

 

Grupo terapeutico para niños

 

 

 

Cuando nuestra rutina familiar no incluye frecuentar niños de la edad de nuestro hijo, su experiencia de grupo es limitada y con ello disminuyen las experiencias sociales en las cuales desarrollar habilidades que se necesitan en la vida cotidiana.

Cuando el contacto social de nuestro hijo ha implicado acoso, humillación, vergüenza, rechazo, maltrato, negligencia, los vínculos que nuestro hijo establece están relacionados con esta experiencia.

Cuando nuestro hijo ha construido su identidad desde la no aceptación es indispensable ofrecerle la experiencia de ser aceptado y querido tal y como es no sólo por sus padres, sino por sus iguales.

Muchos niños que se benefician de la psicoterpia para profundizar sus situaciones y orientar a los padres, pero que requieren de una dosis especial que solo puede lograrse en el contacto con los otros. Esas son las experiencias de grupo, y no, no son un premio, son una necesidad. Aclarado esto paso al siguiente punto,

¿Qué tipo de grupo necesita mi hijo?, ¿una actividad de grupo o un grupo terapéutico?

Veamos esto…

BG es un paciente de 8 años que miente para agradar a los demás. Empezó en la escuela, como un medio para compensar carencias y ahora mismo lo hace en casi cualquier circunstancia, desde el colegio hasta la casa de la abuela.

GH es una paciente de 9 años, víctima de acoso escolar que se aísla cuando se expone a nuevos grupos, anticipando algún acto discriminatorio en su contra. Se protege con el silencio y la mirada evasiva, hasta cuando comparte con sus primos en una ciudad cercana

KL es un hijo único, que crece entre adultos que lo quieren. No conoce la frustración. Cuando empezó la primaria iniciaron las crisis de llanto cuando pierde en juegos, cuando se juega lo que otro propone, y especialmente cuando otro logra la mirada de la maestra para elogiarlo por un logro escolar.

VP es un niño muy dulce, que acaba llorando en todas las actividades sociales en las que se encuentra con niños y el juego no incluye la supervsión de un adulto: cuando alguien le arrebata algo no lo pide, si lo acusan injustamente no se defiende, cuando le quitan sus cosas no las reclama. No ha sido victima de acoso escolar, pero las piñatas son un suplicio y las reuniones de la familia y vecinos en las que hay otros niños es el “llorón”. Los calificativos no tardan en llegar.

¿qué tipo de actividad de grupo necesitan?

El grupo dependerá de las habilidades que el niño deba desarrollar y la capacidad que el grupo tenga para ofrecerle la oportunidad de desarrollarlas.

Si tu hijo necesita un espacio para compartir con otros niños, aprender a esperar el turno, cumplir reglas simples, seguir instrucciones, explorar otros talentos fuera del área escolar, respetar figuras de autoridad, desarrollar su creatividad en la búsqueda de soluciones a problemas cotidianos y trabajo en equipo es posible que un grupo que practique una actividad de su interés, llevado por una persona capacitada y responsable, sea suficiente. Me refiero a deportes, pintura, musica, catequesis, scouts, y otras agrupaciones infantiles que solemos encontrar en la oferta habitual de una ciudad. Para elegir el grupo adecuado escribí este post,a manera de “consejos para padres que quieren escoger una actividad extra para su hijo en edad escolar”

PERO, PERO Y PERO (este pero es clave)

Si tu hijo necesita incorporarse a un grupo para abordar un problema específico de su salud mental o prevenir una situación de riesgo, es NECESARIO que el grupo le ofrezca una dinámica guiada por una persona que no sólo esté capacitada y sea responsable (esto lo necesitan todos los niños) sino que además sea consciente del objetivo que tu hijo persigue en el grupo y los resultados que quiere obtener. Esta semana he estado pendiente de estos grupos porque suelo referir a mis pacientes al grupo de Habilidades Sociales que con mucho acierto lleva María José Pérez en @cedinvzla en Puerto Ordaz y me encuentro con la valiosa oferta que hace Cristal Palacios de @psiquearte en Caracas.

Estos son grupos terapéuticos, y cuentan con un programa que persigue objetivos claros y sobretodo están coordinados por un profesional adecuado para este fin.

Personalmente me gusta esta opción en casos de:

  • Acoso escolar
  • Síndrome de Asperger**
  • Fobia escolar**
  • Dificultades para negociar con otros niños
  • Difcultades para tolerar la frustración
  • Dificultades para la expresión sana de emociones como rabia, miedo, frustración y tristeza
  • Enfermedades crónicas que requieren que el niño desarrolle conductas de autocuidado y sea consciente de su condición medica

¿Cuando no está indicado un grupo?

He tenido casos que NO responden a la terapia grupal, y son aquellos que tienen síntomas psicóticos** y aquellos que presentan trastornos del apego**. Asimismo algunos pacientes con déficit de atención** muy severos no logran beneficiarse del grupo o resultan disruptivos para su dinámica habitual por lo cual, estos casos responden mucho mejor a la terapia individual y familiar.

El vinculo sano tiene el poder de curar. Alivia, reconforta y nos permite construir y re-construir una nueva historia. Proveer a nuestro hijo un espacio de vínculos saludables es necesario para su salud mental.


 ** Diagnósticos que exclusivamente puede dar un especialista tras una evaluación clínica exhaustiva

1 comentario

  1. Pingback: El grupo como experiencia o como premio | Blog de una psicoterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s