Crianza, Uso terapéutico de libros, cuentos y películas
Dejar un comentario

Perdí mi sonrisa, un cuento para conversar sobre bullying

Cuentos para hablar de sentimientos

Cuentos para hablar de sentimientos

Realmente los cuentos infantiles me chiflan. En mi mundo secreto fantaseo con escribir alguno y dar con un ilustrador que plasme el sentir de mi historia. En un cajón especial, mi marido y yo tenemos un proyecto que esperamos llevar al papel más pronto que tarde…

Pero, mientras tanto, leo historias magníficas escritas e ilustradas por autores fantásticos. Hoy coincidí con una apasionada de los libros, con quien conversé breves minutos. Pocos, pero conectamos maravillosamente, es lo que tiene la literatura: conecta!

Tenía a la venta una serie de cuentos de esos que alimentan la biblioteca de mi hija, de la que extraigo en “calidad de préstamo” algunos para el consultorio.

Compré dos, porque era lo que mi presupuesto podía permitirme. La crisis económica me corta, pero hoy debía elegir entre polvo compacto y libros… los polvos compactos que uso se salen de mi presupuesto de esta mes y ya saben lo que elegí…

 

La biblioteca de mi hija

La biblioteca de mi hija

a.Sapo tiene miedo (de Max Velthuijs, @EdicionesEkare)

b. Perdí mi sonrisa (de Thierry Robberecht y Philippe Goossens, Alfaguara)

Cuando llegué a casa Victoria se apropió de ambos, leímos y comentamos. .. y se quedó pegada a “Perdí mi sonrisa”, quizás porque,  como todos los niños,  teme no saber enfrentar el rechazo, o porque ayer uno de sus compañeros le dijo que olía a tortuga. Y a maní!!!

“Perdí mi sonrisa” es la historia de una niña que, afectada por la burla de sus compañeros, deja de sonreír.

De una niña que no cuenta a sus padres lo sucedido.

Que se siente que las personas lo que quieren es que sonría, sin preguntar lo que realmente ocurrió.

Que se siente incomprendida por sus amigos y familia.

Y que sólo logra recuperar la sonrisa cuando enfrenta a aquel que se la quitó.

Un libro de frases cortas, pero acompañada de ilustraciones que permiten conversar con los niños sobre sentimientos de vergüenza, rabia, tristeza y miedo.

Permite imaginar razones por las cuales suceden ciertos hechos… nos preguntamos por qué un niño acosado no le cuenta a sus pades, o por qué un niño se burla de otros sin siquiera imaginar lo que le ocurre a ese niño.

Permite reconocer la fuerza de su pequeña protagonista al enfrentarse al niño, para finalmente recuperar su sonrisa

Fue una buena elección

Gracias, Sara, por la recomendación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s