Crianza, cuentos y películas, Uso terapéutico de libros, cuentos y películas
Comments 3

Miedos nocturnos en los niños: “Sapo tiene miedo”

Yo no sé ustedes, pero cuando mi hija susurra en mitad de la noche “mami tengo sed” abro los párpados, pesados como piedras, arrastro mis pies hasta la nevera y, a tientas, busco agua sin ganas ni ternura. Un acto impersonal y obligatorio, sé que el aire acondicionado reseca su nariz y debo darle agua. Pero no tengo ganas de levantarme…

Pero si mi pequeña dice

– “mami tengo miedo”

Se activa otro lado de mí y…. me hago a un lado.

Porque, si un niño tiene miedo, correrá a la cama más cercana, naturalmente. No se me ocurre algo más sensato. Nuestra vida de hijos únicos y apartamentos de dos habitaciones implica para el niño tener que correr velozmente por el pasillo estrecho de la casa y con maromas y volteretas de ninja llegar ileso a la cama de mamá y papá. Nada fácil. Yo no tenía ese problema, dormía en la misma habitación de mi abuela que estoy segura que me habría defendido del mismisimo Godzilla. Y hubiera ganado, obviamente.

Cuentos sobre miedos nocturnos en niños

Cuentos sobre miedos nocturnos en niños

Por eso cuando mi niña dice

– “mami tengo miedo”

De repente brilla mi capa de superheroe, la invito a venir a la cama y por un momento (solo segundos, pues rapidamente nos dormimos) soy una especie de hada protectora mezclada con cobija capaz de defenderla del peor de los monstruos. Incluso de los del armario, que según mi marido son los más peligrosos. Mi hija además se mete en lugar imposible entre el pecho de papá y la espalda de mamá, a manera de contorsionista y el miedo desaparece tal y como llegó. Y de paso mi marido se siente superheroe durante el breve  tiempo que tarda en abrir espacio a la pequeña y volver a dormirse. Milimesimas de segundos, desde luego, pero segundos de calidad.

Muchas veces tengo pacientes que vienen a consulta porque el miedo los acompaña y pensando en ellos compré “Sapo tiene miedo” (de Max Velthuijs editado por Ekaré).  Cada vez que llego con un cuento para el consultorio, mi hija hace “la prueba de calidad” adueñándose durante unos días del libro. A veces no lo suelta, otras me lo “presta” y algunas veces lo tomo sin permiso, y ella cuando va al consultorio lo rescata y lo trae de vuelta.

Leímos  Sapo tiene miedo y nos reímos un rato.  Es un cuento que nos permite reconocer esos miedos inexplicables y refractarios a toda lógica que sólo se curan con un abrazo. Así, “ilógicos” e “irracionales” son los miedos infantiles. Uso comillas porque en la lógica infantil sus miedos calzan perfectamente!. Como los de Sapo.

Durante la historia Sapo hace un recorrido en búsqueda de consuelo,

se encuentra con los que no creen en su miedo o lo minimizan,

se encuentra con la empatía y el apoyo,

recita mantras protectores que conjuran el miedo,

comparte su miedo con sus seres queridos,

acepta el miedo como una emoción que forma parte de las muchas que alguna vez sentimos…

Y me deja una pequeña perlita para mí: también nos habla de otro miedo, más profundo y traicionero… el de los grandes, el de los que cuidamos. El miedo a que nuestros hijos desaparezcan por la noche y “algo” les pase.

Me gusto del cuento ver a los personajes hablar de sus miedos, compartirlos y finalmente ponerlos en palabras, sobre la mesa, para así seguir adelante.

El miedo nocturno a figuras misteriosas de la noche es común desde los 2 hasta los 7 años.

Creo que por eso Sapo tiene miedo. Y corre por la noche en busca de una cama calentita y en compañía.

Menos mal que Sapo es muy listo, igual que mi hija, y corre en búsqueda de protección cuando cree necesitarla. Porque el miedo nocturno a los 5 años no obedece a lógicas ni explicaciones. Sólo se rinde ante el abrazo amoroso de quien nos ama.


Si la cama de mamá está lejos, si las puertas están cerradas, si no encontramos consuelo o si nos piden explicaciones lógicas, el miedo se instala y luego es muy difícil sacarlo del corazón.

Si tu hijo menor de 7 años tiene miedos nocturnos posiblemente no responda a explicaciones lógicas del tipo “eso no existe”, “ya está, olvídalo, que no hay nada debajo de la cama”. Es muy posible, que si te molestas con él por sus reacciones ante la oscuridad aprenda a callarlas. Cuando callamos miedos nocturnos muy intensos, entonces pueden aparecer síntomas: 

  • insomnio
  • rituales obsesivos antes de dormir (a manera de conjuro: me pongo esta pijama, rezo dos ave marìas, coloco el peluche a sobre el carrito b…. y si no lo hago no duermo)
  • enuresis
  • pesadillas
  • fatiga y otros…

El manejo de los miedos nocturnos requiere de consuelo y apoyo, aparecen espontáneamente y suelen remitir de la misma forma. Evitemos: explicaciones lógicas, humillaciones públicas, maltrato y dejar solo a un niño pequeño con miedo en la oscuridad. 

Si el miedo nocturno aparece después de un hecho relevante (accidentes de tránsito, asaltos, maltrato, divorcio, fallecimiento de un familiar, cambios de colegio, mudanzas, enfermedad, hospitalizaciones, etc.) es importante explorar la causa y abordar con apoyo profesional.

Si mi peque tiene miedo a la oscuridad… debo revisar mi propio miedo, y el manejo que hago del mismo.

3 Comments

  1. Pingback: Miedo nocturno en los niños: “Sapo tiene miedo” -

  2. masayallb says

    Bello post, y genial el insight de los miedos de l@s que cuidamos. Todas las noches visito a mis niñas un par de veces antes de dormir, las miro, les toco la frente. Será ese mi conjuro. Me pregunto, Rosario, si haz escrito sobre los “terrores nocturnos” que también son muy frencuentes en la infancia. Si es el caso, me encantaría leerlo.

    Me gusta

    • Masaya! gracias por visitar y comentar…. creo que todas las mamás somos como Liebre alguna vez, y tememos el moustruo aun más que los propios niños. Por eso es tan importante el foco en el aquí y ahora… aquí y ahora los niños duermen sanos y felices… Buscaré sobre los terrores nocturnos en la biblioteca infantil en cuanto salgan los libros de las cajas, porque ahora estamos en plena mudanza, algo tengo! De todos modos antes de los 7 años siempre, siempre necesitan contenciíon pues forma parte de los procesos comunes del desarrollo…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s