Vivencias de una psicoterapeuta
Dejar un comentario

Sobre el “Informe” Doulas y otras formas de descalificación de la mujer

Sigo con detalle una polémica por la publicación de un malintencionado documento titulado ‪#‎InformeDoulas‬ publicado en estos días en España. Digo malintencionado, porque su contenido lejos de colocar el énfasis en los aspectos que realmente protegen a la mujer, colocan el acento en desprestigiar a un colectivo de personas que cumplen una función de acompañamiento.

Imagen tomada de www.motheringtouch.ca - autora: Marlene L’Abbe’

Imagen tomada de http://www.motheringtouch.ca – autora: Marlene L’Abbe’

Lo sigo no sólo porque me interesa mucho el tema de la psicología perinatal, sino porque mi hija nació en España y el trato que recibí de las matronas me daría para un “Informe Matronas”. Después de una preparación para el parto de la mano de una mujer maravillosa, finalmente llegué al hospital. Durante mi parto pude ver y ser víctima de un desfile de profesionales que han cursado estudios reglados y que están colegiados cometiendo una serie de errores importantes. Por ejemplo, tuvieron que hacerme una segunda punción epidural (con el riesgo que conlleva!!) porque el primer anestesiólogo se equivocó y las dos matronas que me visitaban no se dieron cuenta que no estaba recibiendo anestesia. Así como este detalle podría relatar uno y otro, pero este post no es sobre mi parto… Mas allá de mi experiencia personal, esto no me da derecho a desprestigiar a un colectivo de profesionales, a lo sumo podría haber hecho una denuncia, una reclamación o algo que hiciera valer mis derechos. Pero en ese momento no tuve energía para hacer sentir mi voz, sólo podía dedicarme a mi bebé. Y entonces, cuando lo recuerdo, pienso: si hubiese tenido una doula….

¿Qué necesitaríamos las mujeres?


Que las doulas contaran con una formación reglada y reconocida que nos protegiera como usuarias, y a ellas como profesionales. Que las matronas lograran acceder a un tipo de formación que les permitiera conocer más sobre psicología perinatal y que pudieran establecer espacios de diálogo sobre nuevos referentes acerca de la salud mental femenina. Que todo el personal sanitario dejara de infantilizarnos.

Si volviera a parir en España ¿Quiero que la matrona sea mi acompañante?

No, tengo derecho a elegir quien me acompaña. Tendrían que ver a mi matrona para darse cuenta que no teníamos ninguna conexión, y que a ella le daba exactamente igual la evolución de mi embarazo y mi postparto. Y obviamente no estaba en mi parto porque no le correspondía.

¿Existe la violencia obstétrica?

Si, y rotundamente si.
Si necesitan un testigo, un caso para exponer, puedo contar con detalle mi caso, en el que no asistió ninguna doula. Seguro que miles de mujeres estamos dispuestas a hablar de la violencia obstétrica ejercida desde los hospitales.

Hace mucho tiempo que comprendo que el ejercicio profesional requiere de una revisión permanente de nuestros puntos de referencia. Es posible que nuestras visiones profesionales sean diferentes. Nos puede pasar que comprendamos que podemos aportar algo no tradicional a los usuarios de nuestros servicios. Puede pasar que veamos que nuestra evolución profesional nos aleja de las posturas de otros colegas. Pero descalificar al usuario por escoger una opción diferente a la que nosotros le ofrecemos es directamente ofensivo.

Miren, esto es decir que las psicólogas que conozco que valoran y promueven el acompañamiento de las doulas durante el parto, manipulan a sus pacientes para, de manera muy perversa, lograr un objetivo personal. Y eso es un insulto a la usuaria y una acusación sin fundamento a las psicólogas que trabajan en esta área.

Una mujer informada puede tomar decisiones, con su matrona, su doula y su obstetra, trabajando en conjunto. Así lo relata esta mujer que contó con una doula en su parto. Cuando estos equipos se sienten “enemigos” (tal y como se refieren las “autoras” del “Informe” sobre las doulas y las matronas que apoyan a las doulas) posiblemente quien pierda sea la mujer y su bebé.

Y si tengo otro bebé, quiero una doula.

This entry was posted in: Vivencias de una psicoterapeuta

por

Psicóloga y psicoterapeuta especializada en procesos familiares y migración. Una venezolana viviendo en Alemania, feliz en la aventura de una familia multicultural y de acompañar a otros en la aventura de vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s