Blog de una psicoterapeuta, Crianza, Relaciones familiares
Comment 1

Cómo disciplinar niños (I)

Este es el título de miles de post, artículos y libros sobre crianza.

Es tremenda la cantidad de tinta y saliva gastada (y mal gastada!) para abordar el tema de la “disciplina”. Es común utilizar la palabra  “disciplina” para hacer referencia al seguimiento de instrucciones: “báñate”, “vístete”, “termina la tarea”, “ve a la nevera, busca queso y traémelo a la mesa”. Instrucciones simples, cotidianas, y que suelen ocurrir en forma de imperativo. No entraré en el tema de la obediencia como “la marca del buen padre”, ni tampoco en hábitos, ni mucho menos en la perseverancia como valor. Sólo haré referencia al seguimiento de instrucciones .

¿Qué tipo de límites necesito? Imagen de www.psicoblog.com

¿Qué tipo de límites necesito?
Imagen de http://www.psicoblog.com

Si ha llegado a este post buscando tips de disciplina, lo mejor es que no siga leyendo. Yo no se dar tips, menos sobre disciplina. Si de todos modos le interesa seguir adelante, le animo a leer la anécdota que sigue. Se trata de una historia de la vida real, ocurrida hace pocas semanas en una fiesta infantil. Luego, si quiere, no siga (porque yo escribo mucho y luego pude aburrirse), sólo hágase la siguiente pregunta ¿soy capaz de seguir instrucciones simples?

El mago estaba por llegar. Su actuación sería bajo un toldo, pues el calor en Guayana aprieta y se extendió una larga alfombra para que los niños se sentaran los 45 minutos de la función. Eran niños preescolares, muchos niños, llenos de alegría, y disfrutando de una mañana diferente. Cada niño estaba en compañía de sus padres. Como suele pasar en las fiestas, los padres no nos conocemos mucho, así que tratamos de ser educados, pero tampoco es que seamos muy amigos entre nosotros y, muchas veces nos sabemos muy bien dónde ponernos. Cuando eso ocurre, echamos mano de un objeto muy preciado: el teléfono celular! Nos sirve para tomar fotos, y cuando estamos un poco aburridos, podemos chatear con otra persona o, podríamos parecer importantes atendiendo alguna llamada.
La recreadora anuncia la llegada del mago, e invita a los niños a sentarse en la alfombra. Se llena la primera, segunda, tercera fila! Cada vez hay mas niños y hay poco espacio! Los padres están parados sobre la alfombra, esperando al mago.
“Papás, mamás, por favor dejen espacio en la alfombra para los niños, sólo den tres pasos hacia atrás!, vamos!” – suena la voz cantarina de una recreadora!
Nada.
“Se solicita a los padres que den tres pasos hacia atrás para que los niños se puedan sentar cómodamente” – la recreadora se enseria, el mago no puede empezar
Nada. Mucha gente sobre la alfombra. Algunos con el celular, otros charlando con el de al lado, la mayoría absortos en sus pensamientos. 
Llega la directora:  “Por favor es necesario que estén fuera de la alfombra, los niños no caben, la alfombra es para que se sienten los niños”
Nada. Se sale algún alma caritativa.
Aparece un cordón. Un par de maestras comienzan a atar un grueso cordón amarillo alrededor del toldo. Con delicadeza dicen: “permiso”, “¿puede colocarse detrás del cordón?”, “permiso”.
Los padres de estos niños, necesitaron un cordón.

Estos mismos padres desean fervientemente que sus hijos sigan instrucciones, sin cuestionarlas, de inmediato y contentos de hacerlo. Muchos de ellos navegan diariamente en internet buscando los famosos “tips de disciplina” (pónga el apellido que Ud. quiera:. positiva, humanizada, conductual, alegre, respetuosa, infalible, militar… ultimamente este apellido parece que cuenta mucho y la gente sabe hasta qué tipo de padre es Ud. en función de esto)

Cuando busque tips de disciplina, piense en lo siguiente, antes hacer cambios a ciegas:

Antes de buscar tips mágicos sobre disciplina

Antes de buscar tips mágicos sobre disciplina

1.- ¿Soy capaz de modelar el seguimiento de instrucciones simples a mi hijo?

2.- Cuando recibo una instrucción  ¿modelo un seguimiento de obediencia sin cuestionamientos o modelo una respuesta en la que cuestiono la instrucción?, ¿qué prefiero, cómo me siento más cómoda/o?

3.- Cuando soy cuestionador ¿soy capaz de escuchar las razones del que me está dando una instrucción o simplemente no la sigo ignorando por completo la solicitud que me hacen?

4.- Cuando no estoy de acuerdo con una instrucción propuesta ¿doy una alternativa razonable?

5.- ¿Cuándo las instrucciones son escritas (en el banco, en el supermercado, en el colegio) ¿las leo con mi hijo y converso sobre ello?

6.- Cuando hay instrucciones simples (como las de la fiesta que acabo de narrar) espero a ver qué hacen los otros? ¿estoy buscando no seguirlas para “ser el primero” “el que tiene el mejor lugar para la foto” “el que tiene un privilegio”?

7.- Quieres que tu hijo siga instrucciones y además se sienta motivado a hacerlo, ¿lo haces tu?, cuando sigues una regla que te da pereza o que consideras innecesaria ¿sigues la instrucción con entusiasmo?

8.- Quieres que tu hijo siga instrucciones sin necesitar un premio o sin amenazas ¿eres capaz de seguir instrucciones solo por el hecho de que es apropiado para el bien común aunque no sea gratificante de inmediato? (por ejemplo botar la basura en una papelera, esperar tu turno en la cola del semáforo, asistir a la reunión de condominio)

Las repuestas no tienen que ser “correctas”. Simplemente es una invitación a revisar mi propia manera de seguir instrucciones antes de buscar soluciones milagrosas. Con frecuencia notaremos incoherencia en nuestro proceder ante las instrucciones: cumplimos sin estar de acuerdo, no cumplimos y exigimos que los niños cumplan, ignoramos las peticiones de los otros adultos que viven con nosotros o las postergamos sin dar explicaciones, no expresamos nuestro desacuerdo con algunas reglas…

Donde hay incoherencia suele haber conflicto.

Suelo escuchar la siguiente frase en la consulta por lo menos una vez al día: “es que yo me acuerdo que cuando yo era chiquito yo hacía caso y no andaba respondiendo o haciéndome el loco”. Los padres de la anécdota que acabo de contar seguramente podrían decir una frase como esta, sin embargo todos voltearon hacia otro lado ante una instrucción simple, y necesitaron un límite físico para respetar un espacio.

¿Cómo podemos de hablar de seguimiento de instrucciones sin mirar nuestra propia manera de hacerlo?

1 comentario

  1. Pingback: Los 100 Mejores Blogs de Psicología - Lifeder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s