Vivencias de una psicoterapeuta, Vivir en otro país
Comments 7

La integración ¿es tu único criterio de éxito al emigrar?

integracion exito emigrar

Cada día aparecen decálogos de todo lo que se supone que “debes hacer” para tener éxito al emigrar

Me aburre un poco, lo confieso.

“hablar sin acento extranjero, vestirme como todos”
“evitar contactarme con personas de mi país, eso dificulta la integración”
“mantener mis costumbres a toda costa, no debo olvidar mi raíz”
“ejercer mi profesión tal y como la conozco, otros oficios son denigrantes”
“participar de toda fiesta local con entusiasmo y pasión desenfrenada”

uff…

También un montón de gente está dispuesta a decirte que si no haces eso, fracasarás irremediablemente. Asumiendo que la idea de fracaso, es una idea universal.

Entonces nuestra psique, que es muy traviesa, nos crea una de las trampas más peligrosas: confundimos nuestras metas individuales sobre lo que queremos “ser” con las expectativas sobre lo que “debemos hacer” en nuestro país de destino para estar integrados. Como quien afirma que la integración es una meta en si misma.

Creamos incluso criterios de éxito, antes de tener la experiencia migratoria.

Podríamos llegar a hacer todo lo que nos dijeron e igualmente sentir insatisfacción, nostalgia cuasi permanente, sensación de ser inadecuado. Atrapados en la trampa podríamos incluso confundir todas estas sensaciones con lo que llamamos los psicólogos “duelo migratorio” o justificar todo lo que sentimos diciéndonos que se trata de la “lucha” que los inmigrantes debemos librar para lograr el “éxito”.

En 2012, por estas fechas estaba preparando mi retorno de España a Venezuela. Hay quienes piensan que el retorno es una forma de fracaso en el proyecto migratorio. En esa preparación escribí un papelito con las cinco cosas que quería lograr en Venezuela. Casi tres años mas tarde, cuando hacía cajas para irme de Venezuela a Alemania, milagrosamente encontré el papelito. Mi papelito no tenía nada material, yo no escribí: quiero comprar una casa, o quiero tener un consultorio.

Fue mágico. Arrugado como estaba, venía a decirme que lo que yo quería ser en Venezuela lo había logrado. Venezuela, en medio de su crisis sociopolítica, me había regalado el escenario para ser lo que yo quería ser.

Guardo mi papelito como un recordatorio de que lo que yo quiero ser en el lugar al que me vaya es mi mayor indicador de éxito, es privado y es único. Lo que haga y tenga en este país que me acoge, es sólo un medio, un escenario. Cuido el escenario, lo mimo, cumplo con las normas de convivencia, y doy lo mejor de mi para aportar a la sociedad que me abre sus puertas, como haría en mi país o cualquier otro…… pero no es el centro de mi proyecto, ni la integración es una meta. El centro soy yo y la integración social es un medio para desarrollarme con salud y aportar mi granito de arena.

Ayer, mi hija sembraba una planta en una maceta, mi esposo arreglaba sus archivos de fotos y yo hacía pan casero. En mi criterio de éxito, único e individual, las cosas van bien…

Foto: mi papelito, en compañía del otoño.

 

7 Comments

  1. Beatriz says

    Rosario,la verdad es que escribes con una. Paz que la transmites y yo que estoy pasando por un momento difícil con mi esposo,me siento como más reposada al leer tus comentarios!.Dios te bendiga. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: 10 Orientaciones sobre cómo reaccionar cuando alguien pide consejos para emigrar de forma ILEGAL | Contratransferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s