Antes de emigrar, Blog de una psicoterapeuta, Vivir en otro país
Comments 2

10 Orientaciones sobre cómo reaccionar cuando alguien pide consejos para emigrar de forma ILEGAL

emigrar ilegal

Foto tomada en Palma de Mallorca (2009). Mucha señales que crean confusión a primera vista, si no tienes la in-formación adecuada como conductor.

De manera recurrente personas, parejas y familias se plantean la #emigraciónilegal como medio para lograr un proyecto personal. La idea puede ser huir de un conflicto (político, social, económico) o lograr un proyecto individual, que en su país de origen no ve viable (negocios, estudios, vivir en pareja, vivir su identidad, etc.)

 

 Entonces te piden un consejo:
 “¿Cómo hago (yo)?” que viene seguido de la pregunta “¿cómo hiciste (tu) para emigrar?”.
En el fondo la pregunta está formulada de forma autorreferencial, no se trata de  “Cómo hago (YO)? . Se trata de “¿Cómo se hace (en general)?”. Porque cada país tiene un procedimiento para emigrar de forma legal.
Abundan en las redes cuentas de instagram, grupos de wassapp y páginas dedicadas a “motivar” a potenciales #inmigrantes, como si un proceso como este pudiera ser sostenible solo con las ganas de llevarlo a cabo.  Si revisan con detenimiento las historias de éxito al #emigrar, se trata de personas que tenían algo más que ganas: tenían un plan, que contemplaba riesgos y oportunidades.
Como saben, pienso que al #emigrar el criterio de éxito es completamente individual, pero es común que las personas pregunten a otros sobre su experiencia antes de dar el paso.

Es necesario que cada persona asuma sus riesgos de forma responsable e informada.

 De poco sirven frases como #emigrar “es duro“, “es muy difícil“, “yo pasé mucho trabajo” que no solo desalientan, sino que nos llevan al terreno del “sermón” y nos alejan emocionalmente de la persona que confía en nosotros y nos pregunta. Entendemos el sueño de nuestro amigo o familiar y conocemos los riesgos que esta decisión implica. Queremos ayudar, queremos ser honestos, queremos animar, y queremos mantener una buena relación con quien nos pregunta.

¿Cómo puedo reaccionar?

  1. Escucha atentamente, sin juzgar, toda la información y el proyecto. Escucha antes de informar u opinar. Pregunta lo que no tengas claro.
  2. Ofrece la información correcta que conozcas y NO te hagas eco de rumores sobre leyes o normativas que NO conoces. Atrévete a decir “NO SE”. Los rumores causan confusión y miedo.
  3.  Ofrece información clara y objetiva sobre las consecuencias de NO cumplir las reglas migratorias. No se trata de sembrar el miedo, se trata de informar.
  4.  Ofrece enlaces institucionales que tengan información actualizada sobre el tema. Si están en otro idioma que tu conoces, ayuda a traducir y darle el sentido exacto a las palabras. 
  5.  Alienta a la persona a conocer sus oportunidades REALES de llevar a cabo su proyecto migratorio, en un país en el que pueda vivir como ciudadano de pleno derecho.
  6.  Existen fuertes diferencias culturales sobre lo que en cada país significa “emprender” o “hacer lo que sea”. En muchos países el trabajo está muy regularizado y es necesario aclarar a nuestros amigos las implicaciones que tiene buscar ingresos sin tener los requisitos legales, fiscales y sanitarios.
  7.  Ayuda a diferenciar las experiencias puntuales de algunas personas de las reglas y normativas que rigen para todos.
  8.  Evita hacer uso de prejuicios sobre la población del país de origen o de destino.
  9.  Evita personalizar el tema llevándolo a terrenos vacíos en los que se hagan reproches infantiles como “¿por qué tu si y yo no?” que no llevan a ningún lado y que sólo resquebrajan la relación o distorsionan el tema.
  10.  Anima a tus amigos y familiares a pensar que toda la preparación para emigrar ES una inversión en un proyecto que pretende ser sostenible a largo plazo. Todo lo referente a formación, aprendizaje del idioma, traducción de documentos, asesoría legal, y valoración de oportunidades concretas de empleo en diferentes oficios, es inversión.

¿Qué pasa si mi amigo/familiar siente que mi información lo desalienta o los desmotiva?

Pueden pasar tres cosas:
(a) Que estés utilizando el tono “aleccionador” que tanto dificulta la comunicación en lugar de utilizar el tono de “informante””. ¿cómo te das cuenta si estás dando información? porque cuando informas  hablas de las reglas que objetivamente rigen para todos, no solo de “ti” y “tu experiencia”.
(b) Que hagas uso de un prejuicio para comunicarte con frases como “aquí no es como allá que la gente hace lo que le da la gana…” esas frases rompen puentes y resquebrajan relaciones porque no son más que un prejuicio sobre “allá” y “aquí” y habla de tus polaridades. Especialmente doloroso para las relaciones familiares son los prejuicios sobre el propio gentilicio.
(c) Que tu interlocutor no desea recibir esta información, porque le produce sentimientos encontrados. En ese caso lo más importante será que sepa que tu estás disponible para ayudarlo a informarse, para que asuma sus riesgos con responsabilidad.

La migración ilegal tiene consecuencias en el corto, mediano y largo plazo. Asumir la responsabilidad de informarse e informar, es parte de ser un adulto responsable.

2 Comments

  1. Rosa says

    Hola Rosario, tocaya en esto del nombre y de ser mujeres migrantes, me gusta tu blog, me gusta tu espacio y tu claridad y profundidad en lo que compartes, gracias !
    Saludos desde Panama´.
    Rosa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s