Blog de una psicoterapeuta, Psicología para emigrar, Vivir en otro país
Comments 2

Hospitalizada en Alemania: lo que aprendí de esta experiencia

hospitalizada-en-alemania

Dibujo de mi hija de 7 años en una de las visitas

Mis dos embarazos han sido fuera de mi tierra, y en ambos he tenido que conocer el sistema de salud: primero en España, y ahora en Alemania. Como saben, no soy partidaria de comparar culturas y mucho menos usar “escalas” basadas en la idea de “mejor/peor” , pues  la comparación dice muy poco de la experiencia de cada quien y  es una de las bases de los problemas de comunicación intercultural.

Esta vez, por circunstancias de salud en mi segundo embarazo, he estado hospitalizada dos veces. Estar en un hospital no es algo agradable en ningún lugar del mundo, pero he aprendido mucho de ambas experiencias. Quiero hoy compartir las cinco cosas que he aprendido al estar hospitalizada siendo extranjera.

1. Si no manejas el idioma, tu voluntad de comunicarte contará más que el dominio de la gramática, pero para eso tienes que saber mantenerte en calma y concentrarte , aun en la sala de urgencias. ¿crees que  saber decir cabeza, manos y pies y todas las partes del cuerpo es suficiente? ¡no!. Lo que vale es saber decir útero, cuello del útero, ecosonograma, vejiga y cordón umbilical. ¡Vale la mímica y valen los dibujos!

2. El paciente extranjero, con poco dominio del idioma, es todo un mundo, mejor tomárselo con humor. Lo más sencillo para el personal sanitario es asumir que si sabes poco del idioma, sabes poco de tu caso, del lenguaje médico y de la vida misma. Lógicamente no es nada halagador, pero no estás allí para que te suban el ego. Sirve mucho concentrarse en lo importante y solicitar por escrito aquello que quieras luego buscar en tu idioma. Lo mas sencillo es usar frases cortas y precisas. Si estás hospitalizada/o prepara tus preguntas antes de la visita del médico. Infórmate en tu lengua sobre lo que te ocurre y busca ayuda para traducir.

3. Cada país maneja un código no dicho sobre lo que podemos pedirle al personal de enfermería y no lo puedes saber hasta que estás allí. La idea de enfermera es una construcción cultural: ¿que esperar de una enfermera?  ¿que es lo permitido y lo no permitido? ¿puedo pedir información,  medicinas, consuelo, ayuda para levantarme? . La única forma de descubrirlo es preguntar, observar y permitir que el/la enfermero/a trabaje tranquilo. En alemán enfermera se dice “krankenschwester” , que literalmente significaría: hermana de los enfermos, descubrí, en el trato que recibí, una actitud cercana a este peculiar nombre. Su actitud (la de todo el personal de enfermería, con los matices e las diferencias individuales) me sorprendió. Aunque parece de entrada muy bonito saberse rodeada de gente con actitud de “hermano”, me costó recibir y asumir que esta es parte de su función: generar confianza y apoyar, pues los familiares no pasan el día con el paciente…

4. Las visitas tienen funciones muy diversas en cada país. Desde enfermeros sustitutos por falta de personal, pasando por puente de comunicación con el médico hasta simples espectadores pasivos que vienen 30 minutos. He tenido que cambiar el “chip” de lo que entendía que era “la visita”, entendiendo que en mi nuevo país, si estás hospitalizado, pasas mucho tiempo en soledad pero eso no significa estar abandonado. Significa que mi familia sigue adelante aunque yo no esté… y eso me reconfortó mucho. No se trata de lo que el familiar visitante quiera hacer por el paciente, sino de lo que es permitido y esperado del familiar. Nuevamente, observa y pregunta. Aun no han deportado a nadie por preguntar.

5. Los criterios del momento adecuado para dar de alta son diferentes, dependen no solo de tu estado de salud sino de las prácticas comunes y los recursos disponibles. Cuando llegué al hospital la primera vez en julio de este año, deshidratada por un ataque de vómitos horroroso, pensaba que me pondrían un “suerito” para espabilarme y me mandarían a casa en unas horas. De repente me veo en una habitación y me preguntan por mi ropa. “¿mi ropa?, ¿me voy a quedar?” La cara de la doctora era un poema…. no solo me quedé esa noche. ¡Me quedé cinco días!.

Algo que hay que decir y es que la comida de hospital es universalemente HO-RRI-BLE. 

La verdad es que espero que la próxima hospitalización sea solo para el parto y por pocos días, y que no tenga que escribir sobre esto nunca más, porque por muy amable que sean los médicos o enfermeras, a nadie, en ningún país le gusta estar en el hospital.

¿Algún lector ha estado hospitalizado en un país distinto a su país de origen?

¿Cómo ha sido su experiencia?

2 Comments

  1. Ciertamente es un lenguaje diferente, incluso para las enfermedades virales como la gripe y la amigdalitis; aunque no he estado hospitalizada hemos pasado por emergencia. Y pasar por emergencia en Buenos Aíres es una EMERGENCIA (URGENTE), me hicieron referencia acá cuando lleve a la niña (mi hija Karina) por presentar fiebre en una noche, ciertamente la atención del médico fue cálida y efectiva en el momento. Importante para mi, por que no conocía nada cuando llegue acá; aún no tenia referencia de un pediatra o como era el sistema de salud y sí fue un choque…. Sin embargo, tengo que rescatar tres cosas “observar, preguntar e investigar” esos elementos te van guiando en el nuevo universo; los nombres de las enfermedades; el manejo con el sistema se salud, incluso cuando o no usar mi obra social (seguro); las medicinas; el trato con el enfermeras y su función; las vacunas… sinceramente es todo un Nuevo Universo…

    Me gusta

    • Gracias Nairo por compartir tu experiencia! Siempre hay que preguntar, observar e investigar. Las nociones de “urgencia” son muy diferentes en cada país. Igualmente creo que es importante aceptar con humildad y sencillez que lo que hemos conocido como sistema de salud en los últimos años en nuestro país es un sistema en urgencia permanente, por lo cual necesitamos re-aprender (Y a veces aprender) la forma no-urgente de manejar nuestra salud. Para mi es clave preguntar con auténtica curiosidad y sobre todo evitar las comparaciones que no te ayudan a centrarte en el “aquí y ahora”. Verás que rápidamente tienes esto en tus manos y que puedes manejarte de forma independiente con tus hijos!
      Pregunta, pregunta y pregunta que a nadie lo han deportado por preguntar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s