Blog de una psicoterapeuta, Emigrar en pareja, Psicología para emigrar
Comment 1

La pareja transcultural (I): dos culturas en la misma cama

parejas-mixtasEse día de marzo de 2007 estábamos arreglando nuestro primer apartamento, y nos tocaba subir un colchón viejo al piso de arriba. Mientras estábamos en las escaleras, no podía más con el peso y grité: “¡Ya va!” y mi recién estrenado marido siguió empujando, mientras yo sentía que me caía y gritaba “¡ya va!¡ya va!”. Hasta que muy molesta pregunté “¿por qué empujas?, ¡No puedo más!”

  • Él: Me estás diciendo “ya va”
  • Yo: ¡Sí!: ya va, ¡que esperes!

Soltamos el colchón, y entre risas y disgustos de recién casados, mi marido no entendía por qué en mi castellano-venezolano “ya va” es sinónimo de “espera”.

Decidí unilateralmente, que desde ese día en nuestra casa “ya va” significaría “espera”. Nos reímos, y mi marido acepto el nuevo significado. Pero no todos los significados son fáciles de cambiar, ni siempre es saludable que sean cambiados, ni mucho menos es razonable que los cambios de significado sean impuestos por uno de los miembros de la pareja.

Durante mucho, mucho tiempo, pero especialmente los primeros años de matrimonio, a pesar de hablar el mismo idioma, las sutilezas del lenguaje han aparecido entre nosotros. Muchas veces, como en esta anécdota, para hacernos reír. Pero no pocas veces han causado malentendidos dolorosos o serias confusiones. El saldo ha sido positivo, con creces. Pero ha requerido de nuestra parte esfuerzos adicionales de comunicación y acuerdos para resignificar lo que muchas otras parejas dan por sentado cuando provienen de la misma cultura.

La pareja transcultural se enfrenta a los mismos retos y etapas que cualquier pareja y suma a su vez algunos procesos que la hacen especial. Les pasa a las parejas que emigran y también a aquellas en las que solo uno de sus miembros ha emigrado para iniciar el proyecto común.

 

En mi consulta online el último año he recibido varios pacientes que se comunican con su pareja en un idioma que no es el idioma materno. La mayoría lo hace en inglés, idioma en el que se sienten seguros para trabajar, hacer amigos o ir al colegio, pero que muchas veces les resulta insuficiente para comunicar en profundidad sus sentimientos y reflexiones. Quizás en parte por las limitaciones lingüísticas, pero por otro lado porque existe un backgraund cultural, experiencial, religioso e histórico diferente. Por ejemplo: él tiene el holandés como lengua materna, ella el español, viven en un tercer país en el que se habla inglés  y la comunicación en casa transcurre en inglés. Aun cuando inicialmente el tercer idioma ha servido para enamorarse, tomar decisiones e iniciar una convivencia, en la medida en la que los retos se hacen más complejos, van necesitando un mayor esfuerzo para comprenderse y dar y recibir contención emocional.

parejas-mixtas-2

¿Cómo explicarle a tu marido alemán que cuando tu jefe te habló esta mañana te sentiste como el Chavo del 8 cuando llegaba el Sr. Barriga?

¿Cómo explicarle a tu pareja americana que puedes llamar a tu madre todos los días sin que ello signifique que dependes emocionalmente de ella, sino que simplemente es una costumbre familiar?

¿Qué debes esperar de tus suegros cuando fallece un familiar muy querido en tu país de origen?¿discreción absoluta para no tocar tu dolor o una abrazo sentido y apretado para llorar hasta mojarle la camisa?

¿Qué tanto deben los abuelos implicarse activamente en el cuidado diario de los nietos?

He notado que las parejas transculturales que mayor éxito tienen son aquellas dispuestas a crear un modo propio de hacer pareja y familia. Digamos que no basta con comprender los referentes culturales del otro, se hace necesario fusionar culturas y crear un tercer modo, único para cada pareja.

Dicen las teorías de “Cambio Cultural” que hay tres maneras de ajustarse culturalmente cuando emigramos. Haré un ejercicio teórico un poco alocado para llevar estas teorías de la psicología social al microcosmos de una pareja. Que me perdonen de antemano los puristas, pero esta explicación será valiosa en este contexto.

La asimilación: la adquisición del bagaje cultural y lingüistico de la cultura dominante como medio para reducir el estrés aculturativo y lograr la adaptación, sustituyendo el propio.

La alternación: (pensaba que esta palabra no existía, pero busqué en la RAE y sí, es la acción de alternar) en palabras de Celia J Falicov (2014)*”un modelo que asume que un individuo puede conocer y entender dos culturas diferentes y que los significados culturales de la cultura de origen permanecen al tiempo que se adquieren los nuevos significados de la cultura dominante, de tal manera que el individuo escoge cuando aplicar cada uno de estos significados, de acuerdo a la situación o el tema.

La hibridación: (otra palabra rara, creación de híbridos): la misma autora explica que entre inmigrantes es común, especialmente en las segundas generaciones que los significados se “mezclen” dando lugar a un nuevo producto cultural. El resultado más evidente de esto es utilizar palabras de dos idiomas en una misma oración, crear nuevos apellidos a través de un simple guión (como por ejemplo mi hija, que tiene dos apellidos viviendo en un país en el que tradicionalmente se usa solo uno) .  En otro post hablaremos de los “niños de una tercera cultura”.

Podríamos caer en la tentación de juzgar una mejor que otra. Pero recomiendo ampliamente no caer en esa trampa. Veamos, por el contrario cómo se pueden aplicar estos conceptos a la vida de pareja: 

Una pareja necesita asimilarse a la cultura de la otra cuando uno de los miembros de la pareja vive un momento puntual de especial importancia emocional, en el cual su herencia cultural funciona como un medio de expresión y acompañamiento. Por ejemplo, cuando una pareja de origen anglosajón asiste a un funeral en una comunidad latina, con respeto y sin juicios, entendiendo que esta celebración es el medio que su pareja conoce y necesita para transitar el duelo.

Una pareja necesita alternar patrones culturales cuando deciden que su cultura de origen tiene un manejo de determinadas situaciones que los hace sentir más felices o más auténticos. O cuando por el contrario uno de los miembros de la pareja decide desechar una parte de su herencia cultural con la que no se siente identificado o que le causa sufrimiento, adoptando el patrón de la pareja desde la consciencia. Por ejemplo, muchas parejas de origen latino desechan felices las costumbres machistas de sus países de origen y abrazan con alegría las relaciones más igualitarias que empiezan a experimentar en Europa, sin embargo valoran de sus países de origen las formas más intensas de expresar las emociones y el afecto.

Una pareja necesita hibridizar sus culturas cuando ninguna de sus culturas de origen les da la “respuesta” sobre cómo afrontar una situación y necesitan crear una nueva manera. Necesitan por ejemplo celebrar una Navidad en la que ambas partes se sientan incluidas, o crear un nuevo código de libertades y comunicación con el hijo adolescente que se debe adaptar socialmente pero que a su vez mantiene unas reglas muy “peculiares” en casa.

De las muchas cosas que agradezco a mi marido es saber encontrar ese punto en el cual tiene todo el sentido del mundo asimilarse a mi cultura, aunque vivamos en Alemania. Como cuando viene mi madre o mi tía y sabe que sus estancias son largas y no pretende que sean “la visita” que hay que atender unos días, sino una persona más de la familia que viene a formar parte de la nuestra en toda la extensión que sea posible. También hemos aprendido juntos a alternar para escoger conscientemente un estilo de crianza que permita a nuestra hija adaptarse como una alemana a su grupo de amigos, y a su vez hablar español fluido con nosotros. Y estos años nos han permitido hibridizar, cuando ninguna de nuestras dos culturas nos da una respuesta para afrontar una situación y toca inventarla, para sentirnos satisfechos y no presionados para hacer las cosas a “su” modo o al mío.

img_20161024_184440

 

* Celia Jaes Falicov (2014) “Latino Families in Therapy” , The Guilford Press

 

1 comentario

  1. Pingback: Contratransferencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s