Blog de una psicoterapeuta, Crianza, Emigrar con niños y adolescentes, Terapia Familiar
Dejar un comentario

La socialización multicultural y el rol de los padres

img_20160331_222300-copy

Mi hija y yo (otoño 2105)

Muchos padres que han tomado la decisión de emigrar con niños o cuyos hijos han nacido en un país diferente al que ellos nacieron, temen que sus hijos perciban racismo, discriminación o exclusión social por causa de su origen cultural, étnico o religioso. También pueden sentir miedo a que sus costumbres no “calcen” con las costumbres locales.

Admitir este temor es, además, socialmente penalizado. Se nos exige “borrar” algunos temas como el miedo o la vergüenza, porque admitir la inseguridad es una especie de muestra de “paternidad ineficiente” o un pasaporte seguro al fracaso de los hijos.

Si me sigues desde hace un tiempo, verás que uno de los pilares de mis publicaciones es que los sentimientos no son enjuiciables y que un sentimiento es una señal que nos invita a profundizar un tema. Así que, es válido el miedo que los padres inmigrantes sienten ante la posibilidad de que su hijo experimente dificultades en la socialización en el nuevo país, SI estamos dispuestos a entender por qué sentimos miedo y qué hacemos cuando sentimos miedo.

Todas las familias ofrecemos a nuestros hijos herramientas de socialización, consciente o inconscientemente, a veces útiles y otras inútiles, algunas basadas en nuestra experiencia personal y otras en lo que observamos e interpretamos del entorno.

En este video te invito a ver algo más que barreras, obstáculos o miradas amorosas.

Te invito a ver puentes:

Cuando las familias se perciben a si mismas como grupos minoritarios (o son catalogadas de esta forma por opiniones que para ellos son relevantes) pueden consciente o inconscientemente definirse como tales: “somos una familia_____”  y colocan al lado una categoría. El tema no es la categoría, todos usamos una. Lo importante es la carga que cada familia le otorga a la categoría pues influencia cierto modo su estrategia de integración y las herramientas de socialización que ofrece a sus hijos.

La crianza multicultural implica para los padres el desarrollo de un sentido de la observación y la autobservación que incluya la comprensión de las habilidades que el niño requiere para manejarse con soltura en dos tendencias culturales.

En la medida en la que las culturas de referencia sean más dispares, pues mayor esfuerzo implicará ara la familia la integración de diferentes patrones , cuando esto sea posible.

La curiosidad genuina es un poco más que ver “qué se hace y qué no se hace”, es mirar con ojos de niño, libre de juicios y comprender el mecanismo completo que activa y mueve a nuestros nuevos vecinos.

La toma de decisiones sobre qué patrones culturales asumimos y qué patrones culturales no incorporamos, reflejan nuestras convicciones y aspectos profundos y arraigados de nuestra historia familiar y cultural. La consciencia de nosotros mismos nos permite realizar estas elecciones en paz y tranquilidad con una carga emocional confortable en lugar de ser fuente de conflictos de lealtad con los hijos, la pareja y la familia de origen.

La crianza multicultural implica un nivel de flexibilidad importante, pues nuestros hijos probarán, explorarán y harán miles de actividades que nunca hemos hecho nosotros, y con estas experiencias creceremos todos como familia.

¿qué se espera de los niños/adolescentes de la edad de tu hijo en la nueva cultura?

Cuando a estas preguntas damos una respuesta superficial, lo que aparece es un prejuicio: “aqui todos los niños salen solos durante horas y yo no estoy de acuerdo con eso porque….” o “los muchachos de 14 años ya salen solos por la noche y a mi me parece horror…” Esta respuesta, superficial, solo nos deja ver una capa de la respuesta y nos impide ver aquellas habilidades que subyacen a estos comportamientos. Al margen de lo que opinemos nosotros sobre lo que se permite o no se permite en una nueva cultura, es muy valioso mirar un poco más allá.

Si los niños van solos a la escuela, esto nos habla de la autonomía esperada a esta edad, si los adolescentes viajan en tren a otra ciudad para ir a un concierto, nos dice que saben perfectamente moverse en transporte público.

La respuesta a estas preguntas nos coloca como padres en un cuestionamento necesario:

¿estoy ofreciendo a mi hijo las oportunidades para desarrollar las habilidades que necesitará en esta nueva cultura? ¿me permito conocer, libre de prejuicios, las habilidades que subyacen a los comportamientos nuevos? ¿puedo ofrecerle a mi hijo oportunidades de desarrollar estas habilidades siendo coherente con mis valores?

¡Sobre esto conversaremos en el webinar del 29 de diciembre de 2016!

Cómo acompañar a los hijos en un proceso de socialización exitoso cuando viven y crecen en un país diferente al de sus padres

socializacion


img_20161024_184440Si necesitas profundizar sobre tu caso, de una manera privada, contando con una asesoría profesional, ética y responsable, no dudes en solicitar una consulta on-line. Puedes veer más detalles en el enlace, acompañado de un vídeo explicativo

Pide tu cita: rovasque@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s