Año: 2017

Sentimiento de culpa al emigrar

Todas estas personas tienen en común el sentimiento de culpa después de emigrar. Luchan contra él de mil maneras, y aparece una y otra vez: “Es que desde que emigramos me siento culpable con mis hijos… siento que se están perdiendo de la oportunidad de crecer rodeados de primos y abuelos por una decisión que yo tomé” “Mi familia lo está pasando muy mal mientras yo estoy aquí, no me falta nada y no puedo sacarme esto de la cabeza. El domingo, cuando salgo a pasear y a comer con amigos, pienso en mi familia, y me siento fatal” “Cuando murió mi abuela no podía parar de pensar lo lejos que estoy… no pude estar, ni ayudar cuando estuvo enferma, ni acompañar a mi familia… es muy duro” “Mis hijos son cada vez más de aquí, les cesta hablar español, no saben estar como los niños de mi país… cada vez que nos conectamos por skype mi familia me lo reprocha. Me dicen que no les estoy enseñando de dónde vienen. Yo hago lo que …

Webinar: “Parto y puerperio en el extranjero”

En este webinar queremos contarte cómo prepararte para una de las experiencias más significativas de la vida de una mujer, cuando te toca vivirla en un lugar nuevo.

¿Por qué?

Porque sabemos que estar embarazada lejos de tu familia y en un sistema de salud que conoces poco, puede llegar a ser motivo de estrés y despertar temores en la mujer embarazada.

Hablar sobre lo que ocurre en Venezuela con mis nietos y/o sobrinos en el extranjero

Si vives en el extranjero y tus padres y hermanos viven en Venezuela necesitan acompañarse y contarse las experiencias que cada uno está viviendo, pero es muy importante proteger a nuestros niños de la angustia que estos hechos pueden provocar. Tanto a los niños que viven en zonas de conflicto como a los niños, que viviendo en lugares tranquilos (tanto en Venezuela como en el exterior) pueden sentir ansiedad, preocupación o incluso culpa por sus familiares que viven de cerca la violencia de estos días.

Venezuela en la distancia

No hay distancia ni tiempo que diluya el amor por la tierra. Si ella arde, nos duele. Si ella florece nos alegra. Si ella prospera, nos enorgullece. Si ella se hunde en la oscuridad, no podemos ser indiferentes. Porque el amor por la tierra nos acompaña y se convierte en herencia. Y la raíz se multiplica en esta diáspora que hoy te vive muy cerca. Y aunque escuchemos el reproche amargo por la lejanía, seguimos pensando que tenemos derecho a que nos duelas. Y por más que la polarizacion nos alcance, y nos convierta en “los que se fueron”, no nos dejamos alcanzar por el desamor. En silencio escuchamos al hermano que sufre en su piel tus dolores, lloramos por la madre que no podemos ayudar y gritamos de rabia cuando la injusticia y la muerte aparece. Entedemos que la herida es grande, Y que tomará años curarla. Por eso criamos hijos que te quieran en la distancia. Que conozcan no solo tus heridas, sino tus luces, tus alegrías y tus logros. Por eso sigo …

Pareja y embarazo en el extranjero

Durante ese tiempo especial que transcurre entre las últimas semanas de embarazo y los dos primeros años después del nacimiento del bebé, la mujer protagoniza un proceso único y el padre da un breve pero significativo paso atrás, no para ausentarse, sino para sostener. Pero no siempre es así. De hecho si hay un momento perfecto para que una pareja salte por los aires y se rompa en mil pedazos son los meses después del parto. Y cuando vivimos un parto en el extranjero, lejos de cualquier grupo de apoyo natural, aun más.