Blog de una psicoterapeuta
Dejar un comentario

Sentimiento de culpa al emigrar

Todas estas personas tienen en común el sentimiento de culpa después de emigrar. Luchan contra él de mil maneras, y aparece una y otra vez:

“Es que desde que emigramos me siento culpable con mis hijos… siento que se están perdiendo de la oportunidad de crecer rodeados de primos y abuelos por una decisión que yo tomé”

Mi familia lo está pasando muy mal mientras yo estoy aquí, no me falta nada y no puedo sacarme esto de la cabeza. El domingo, cuando salgo a pasear y a comer con amigos, pienso en mi familia, y me siento fatal”

“Cuando murió mi abuela no podía parar de pensar lo lejos que estoy… no pude estar, ni ayudar cuando estuvo enferma, ni acompañar a mi familia… es muy duro”

“Mis hijos son cada vez más de aquí, les cesta hablar español, no saben estar como los niños de mi país… cada vez que nos conectamos por skype mi familia me lo reprocha. Me dicen que no les estoy enseñando de dónde vienen. Yo hago lo que puedo, pero aún así siento que no es suficiente”

¿Por qué me siento culpable?

La culpa es un sentimiento como cualquier otro: no es ni bueno ni malo. Es muy desagradable, eso sí. Como todos los sentimientos tiene una función: la de recordarnos si lo que hemos hecho es moralmente aceptable. Si no tuvieramos sentimiento de culpa, seríamos crueles y despiadados.

¿cuándo la culpa es un problema? Cuando aparece continuamente, sin que hayamos cometido ningún acto inmoral. Aparece cuando interpretamos nuestras acciones como dañinas hacia los demás. Cuando es muy intensa, la culpa hace referencia a  un patrón con el que cargamos desde la infancia: nunca somos suficientemente buenos. Buenos hijos, buenos hermanos, buenos amigos. Siempre tenemos algo que reparar, como si nuestras acciones fueran una ofensa.

Mucha gente, que a lo largo de su vida ha vivido con la culpa a cuestas, confunde la culpa con otros sentimientos. Con frecuencia me escriben o consultan personas porque viven la migración desde la #culpa y se relacionan con sus seres queridos en la distancia asumiendo que sentirse culpables es el medio para expresar empatía. También sienten culpa hacia sus hijos, como si de algún modo al emigrar, les arrebataron algo. Terminan victimizandolos antes de que el niño tenga la oportunidad de vivir su propia experiencia.

Cuando confundes culpa con empatía no logras conectar con el otro y su sufrimiento. Solo conectas contigo y una emoción confusa que no te permite ni disfrutar tu presente ni apoyar al otro. La culpa también minimiza al otro, como si este no fuese capaz de desarrollar sus propios recursos. Además impide una relación profunda en la distancia pues te impide contar con alegría y satisfacción tus logros y éxitos y compartir con tus seres queridos el lado positivo que tiene tu experiencia migratoria.

¿Qué haces con la culpa? lo que hace todo el mundo: lavarla, o lo que en psicología conocemos como acciones reparatorias. Cuando hemos hecho algún acto dañino hacia los demás, es perfectamente coherente que nos dediquemos a reparar el daño. Es lo sano para mantener la relación. Pero…

cuando no hemos cometido ningún acto dañino ¿por qué tenemos que reparar algo que no hemos roto?

La razón es que interpretamos nuestra toma de decisiones adulta como un daño que le infringimos a otro y necesitas entender de dónde viene ese mensaje que te sigue hasta tu nuevo país de residencia.

En una relación sana, cuando alguien te cuenta su dolor no lo hace para perseguirte y culpabiliazarte por abandonarlo, o por tus éxitos. Lo hace buscando escucha y empatía. Lo hace porque sentirse acompañado lo reconforta y porque confía en ti.

Disfruta el momento placentero que hoy tienes delante, escucha atenta y compasivamente el dolor de quien se te acerca.


¿quieres el taller online: “Emigré y siento culpa ¿qué hago?”?

Tienes a disposición un vídeo con una explicación clara y cercana acerca de la culpa al emigrar y cómo manejarla. Además incluye un documento con ejercicios terapéuticos por solo 7.99 US$

culpa emigrar (1)

 

 

 

Rellena el siguiente formulario y recibe el vídeo y los ejercicios!


Si sientes que el sentimiento de culpa:

Te impide disfrutar de tu presente

Te aleja de tu familia de origen

Te impide mantener una relación de pareja saludable

Condiciona la relación cotidiana con tus hijos…

No dudes en solicitar ayuda profesional.

vimeo rosario vasquez psicologa

 

 

This entry was posted in: Blog de una psicoterapeuta

por

Psicóloga y psicoterapeuta especializada en procesos familiares y migración. Una venezolana viviendo en Alemania, feliz en la aventura de una familia multicultural y de acompañar a otros en la aventura de vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s