Autor: Rosario Vasquez R.

Bájate, conócelos. Son los nuevos amigos de tu hijo.

Hacía mucho frío, aún no había nevado, pero el viento estaba helado y húmedo. Ví como se alejaba con ese abrigo rosa fresa que nos iba a salir por un ojo de la cara y que conseguimos en una oferta fantástica. Se iba alejando, haciéndose pequeñita mientras yo pensaba en Tony Chalbaud.   Se iba acercando a la iglesia. La iglesia imponente y solitaria donde un grupo de niños ensayaría para el nacimiento viviente que presentan en Navidad en nuestro pueblo de adopción, al sur de Alemania.   “No le dije que debe hacer si cuando abra la puerta no está el grupo allí” pensé mientras se bajaba del carro.   Pensé en lo frágil que es. Pensé también que hacia frío. Que tenía un bebe de 9 meses a punto de dormirse. Me dí ánimos diciéndome que ya tiene 8. Como si 8 años fueran muchos años. Como si 8 años representaran un super poder. “Es solo una hora” . Esperé 5 minutos estacionada, por si salía. No salió. ¿qué podía pasar? Y pensé …

Un consultorio psicológico online lleno de vida

Cuando decidí trabajar de lleno en mis servicios como psicóloga online , me di cuenta de que mi espacio debía cambiar. Que necesitaba iluminación, que la cámara debía ser mucho más potente, que mis libros podían estar cerca y que mis juguetes seguían siendo necesarios. Que mis hijos necesitaban también un espacio para los momentos en los que escribo. Poco a poco el espacio fue evolucionando. Hoy quiero mostrarte desde dónde trabajo.

Una familia bilingüe necesita leer en dos idiomas

Hablar en español, se ha vuelto algo más que una buena costumbre. Se ha convertido en  una manera de construir y preservar lazos íntimos y profundos con mis hijos.

He descubierto que hablar no basta. Al menos no me basta.

Necesito lee en voz alta.

Al principio buscaba cuentos, que son el tesoro más bonito que se puede acumular en la niñez. Pero los años pasan inexorables, y los niños quiere más.

La delicia de perderme en una librería a buscar libros para mi hija simplemente no puedo experimentarla con la frecuencia que quisiera. Sí, siempre puedo buscar por Amazon… pero ¡por favor! ¿acaso se puede comparar comprar libros por Amazon con ojear libros, olerlos y fisgonear entre sus páginas? Rotundamente no.

No quiero esperar a tener la capacidad de declinar en alemán para volver a disfrutar de escoger un buen libro para mis hijos.

Así que me conseguí una librera