Autor: Rosario Vasquez R.

Tres años en Alemania

Tres años en Alemania. Tres años trabajando este jardín. Llegamos a una casa de un tamaño más que razonable para una familia de tres personas y un perro que venían de vivir en pocos metros cuadrados. La casa en si misma estaba muy bien. Pero ese trozo de tierra lleno de malas hierbas , arbustos sin jardinero y rosales salvajes era, literalmente, nuestra “tierra prometida”. Junto a las primeras cosas que compré al día siguiente de nuestra llegada, estaba un par de guantes de jardinería y el mismo día empecé a arrancar matojos. Con más desesperación que visión a largo plazo, inicié mi carrera de jardinera. Sabía que, detrás de las  malas hierbas, debajo del batallón de babosas y justo entre los espinos, se escondía el jardín más bonito que yo habría podido soñar. Había que trabajar duro y así lo hice el primer año. Trabajé duro… sin conocer el terreno. Sin tener ni idea de las estaciones ni por qué debía cortar aquello que no quería podar o sembrar flores que no vería en …

Bájate, conócelos. Son los nuevos amigos de tu hijo.

Hacía mucho frío, aún no había nevado, pero el viento estaba helado y húmedo. Ví como se alejaba con ese abrigo rosa fresa que nos iba a salir por un ojo de la cara y que conseguimos en una oferta fantástica. Se iba alejando, haciéndose pequeñita mientras yo pensaba en Tony Chalbaud.   Se iba acercando a la iglesia. La iglesia imponente y solitaria donde un grupo de niños ensayaría para el nacimiento viviente que presentan en Navidad en nuestro pueblo de adopción, al sur de Alemania.   “No le dije que debe hacer si cuando abra la puerta no está el grupo allí” pensé mientras se bajaba del carro.   Pensé en lo frágil que es. Pensé también que hacia frío. Que tenía un bebe de 9 meses a punto de dormirse. Me dí ánimos diciéndome que ya tiene 8. Como si 8 años fueran muchos años. Como si 8 años representaran un super poder. “Es solo una hora” . Esperé 5 minutos estacionada, por si salía. No salió. ¿qué podía pasar? Y pensé …

Un consultorio psicológico online lleno de vida

Cuando decidí trabajar de lleno en mis servicios como psicóloga online , me di cuenta de que mi espacio debía cambiar. Que necesitaba iluminación, que la cámara debía ser mucho más potente, que mis libros podían estar cerca y que mis juguetes seguían siendo necesarios. Que mis hijos necesitaban también un espacio para los momentos en los que escribo. Poco a poco el espacio fue evolucionando. Hoy quiero mostrarte desde dónde trabajo.