All posts filed under: Vivir en otro país

Proceso de adaptación al nuevo entorno que nos acoge, sus riesgos, retos y orientaciones para una integración saludable

5 recomendaciones para manejar el duelo por la muerte de un ser querido (cuando la familia vive en el extranjero)

5 recomendaciones básicas sobre cómo reaccionar con los hijos y la familia, en las primeras horas después de ocurrido un fallecimiento, cuando la familia vive en el extranjero y nuestros seres queridos están muy lejos.

La Navidad cuando emigramos

Durante los años que tengo escribiendo sobre temas que interesan a quienes viven lejos de su país de origen la Navidad siempre es un tema. ¿Por qué? Porque es una de esas épocas en las que a veces, asalta la nostalgia.

Hoy quiero dejarte un resumen con toda la información que tengo publicada hasta el momento. Para que la leas y encuentres algunas pistas que te permitan vivir estas fechas conectado con tu presente y con tu manera auténtica de vivir el significado de la Navidad.

La visita familiar cuando hemos emigrado: encuentros y desencuentros

este post, pues está dedicado a las familias que se encuentran (y quizás se des-encuentran) después de mucho tiempo. Un tiempo en el cual alguna de las partes ha vivido experiencias con la violencia, la pobreza y/o la injusticia. Es un post que me ha pedido una familia venezolana, pero podría ser cualquier familia.

En general, los encuentros cuando ambas partes han experimentado la sensación de avance y progreso, cada uno en el país en el que reside, están marcados por la historia familiar, los cambios naturales que se producen interioriormente después de emigrar y los cambios estructurales como el matrimonio, la viudez o el nacimiento de un bebe. Pero cuando una de las partes ha vivido la sensación de estancamiento, empobrecimiento o marginación, mientras la otra siente que avanza y crece, el encuentro puede ser motivo de desilusión, frustración o distanciamiento si no comprendemos qué ocurre y lo manejamos desde el amor, la empatía y la solidaridad.

¿Emigraste?: Evita la comparación

Comprender el país de destino comparándolo con el de origen nos dificulta apreciar la diferencia y nos invita a denigrar aspectos que simplemente no son comparables.
Desde hace años practico la no-comparación, como una convicción casi espiritual. Fue una decisión que tomé conscientemente cuando comprendí que, tal y como ocurre con todas las comparaciones, el resultado solía ser insuficiente y no era satisfactorio. Quedaba siempre un sabor agridulce. Aquí cuento cómo lo hago y lo saludable que ha resultado.