All posts filed under: Relación con la madre

¿Cómo escuchar tu propia voz?

Cada día pruebo nuevos recursos con mis pacientes en mi consulta online. Mi objetivo siempre es lograr poner al servicio de la gente la mayor variedad de recursos terapéuticos online para acercar a cada persona a un estado de bienestar que le permita sentirse pleno en las diferentes áreas de su vida. Uno de los recursos que más utilizo es la grabación de audios, que puedan servir de ancla para hacer un alto en el proceso de navegación interior y detenernos a profundizar en un tema, más allá de la consulta. Cada audio es único y responde a una necesidad particular. Quiero regalarte hoy cinco minutos para que te detengas a pensar en cómo escuchar tu propia voz y cómo dejar de escuchar otras voces que te impiden conectarte con tu escencia interior.

Webinar: “Parto y puerperio en el extranjero”

En este webinar queremos contarte cómo prepararte para una de las experiencias más significativas de la vida de una mujer, cuando te toca vivirla en un lugar nuevo.

¿Por qué?

Porque sabemos que estar embarazada lejos de tu familia y en un sistema de salud que conoces poco, puede llegar a ser motivo de estrés y despertar temores en la mujer embarazada.

Elinor: la madre controladora

Una madre controladora necesita atravesar por un proceso profundo para permitir el crecimiento de una hija. A mi, como mamá de una niña, Valiente (Brave, 2012) me cautivó justamente porque es una historia de la relación madre-hija en la que ocurre una transformación vital para que la relación entre estas dos protagonistas sea profunda, íntima y duradera. Madre e hija se encuentran y se reconocen como diferentes para que cada una pueda vivir su camino.

Madre Gothel: la madre que invalida e impide el crecimiento

Me pregunto cuántas veces nos encontramos con una Madre Gothel… cuántas veces nos hemos convertido para alguien en su Madre Gothel particular. Subestimar las capacidades del otro implica crear situaciones de “encierro” para protegerlos de ese mundo “peligroso” que solo nosotros, más poderosos y sabios, podemos enfrentar. Esta relación desigual termina siendo nociva, impide el crecimiento y beneficia solamente a quien se viste de protector.