All posts filed under: Uso terapéutico de libros, cuentos y películas

En los libros, cuentos y películas encontramos una herramienta terapéutica invaluable que promueve la reflexión y permite el diálogo en familia y en terapia

Vamos a ver a papá: un cuento sobre separaciones y re-encuentros

Un cuento para conversar con los niños sobre la separación de la familia en el momento inicial del proeso migratorio. Miedos, ilusiones, duelos, esperanzas, un abanico de sentimientos que, cuando se comparten, nos permiten crecer

Frozen: los secretos familiares y sus consecuencias

Cuando una familia hace de los secretos familiares su patrón de relación, las consecuencias transgeneracionales son visibles y el funcionamiento de sus miembros se parece al de Elsa: evitan contacto profundo, se aíslan de quienes aprendió a desconfiar, viven con la frustración de haber cumplido con la orden implícita de guardar en secreto un hecho del que no son responsables.

Para el resto de los miembros de la familia “el secreto” forma parte tácita de la vida familiar. Terminan haciéndose cómplices silenciosos, beneficiados indirectamente por no cuestionar un equilibrio injusto. Elsa, la que no podía salir, no cuestionaba la orden aunque ansiara como nadie el contacto físico con su hermana. Ana, la solitaria, tampoco tumbo la puerta, ni pegó gritos para que sacaran a su hermana. Tras la muerte de sus padres mantuvieron el frágil equilibrio.

¡Julieta, estate quieta! – el cuento del niño que parece “hiperactivo”

Julieta, estate quieta! nos narra la historia de una pequeña ratoncita que, pasaba mucho tiempo sin ser mirada por sus padres y que desarrolló los típicos síntomas asociados al déficit de atención, hasta que, tras un episodio sorprendente sus padres posaron su mirada sobre ella, buscando opciones, soluciones y dándose cuenta de que, sin Julieta, la familia no está completa!

Elinor: la madre controladora

Una madre controladora necesita atravesar por un proceso profundo para permitir el crecimiento de una hija. A mi, como mamá de una niña, Valiente (Brave, 2012) me cautivó justamente porque es una historia de la relación madre-hija en la que ocurre una transformación vital para que la relación entre estas dos protagonistas sea profunda, íntima y duradera. Madre e hija se encuentran y se reconocen como diferentes para que cada una pueda vivir su camino.