Siempre hay que ir al cine: Gran Torino

por | Nov 25, 2009 | Vivencias de una psicoterapeuta | 0 Comentarios

Pues la vi hace una semana, en el sofá de casa. Una historia de transformación humana a partir del contacto con lo diferente. Clint Eatswood es ese americano duro, que toma cervezas en el porche de la casa, ve el baseball y va a bares de americanos duros como él. Ya anciano se encuentra «invadido» por cientos  de asiáticos que se mudan a su barrio. La convivencia obligada crea conflictos, lazos y transforma. Y es ese Gran Torino, el viejo coche de los 70, el que sirve para intercambiar odio, lealtades y afecto. No creo que sea lo mejor de Clint Eastwood, con tantas películas a sus espaldas sería osado decir tal cosa, pero sin duda hace reflexionar sobre lo que nos pasa cuando nos damos cuenta que tenemos más en común con los que consideramos diferentes de lo que creíamos inicialmente.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *