Los duelos del psicólogo que trabaja con duelo

por | Abr 12, 2010 | Vivencias de una psicoterapeuta | 9 Comentarios

Recientemente una colega de Costa Rica me escribió solicitando material sobre duelo migratrio. Está planificando una actividad terapeutica para inmigrantes en su país y quería complementar la información. En su búsqueda dio con este blog (lo cual me dio mucha alegría 😉 ) y le envié algunas cositas que afortunadamente fueron de utilidad.

   En su correo me recordó un autor, J. William Worden, que tiene un libro fantástico sobre el tratamiento del duelo, que tenía en casa llevando polvo por no tener tiempo para leer con calma y decidí retomarlo en las cortas siestas de mi hija. Aunque se trata principalmente de duelo por el fallecimiento de algún ser querido, hay aplicaciones muy útiles para cualquier tipo de duelo y quería traer a colación el capítulo 8,  en el que hace referencia a los duelos del propio asesor.

Worden menciona tres formas en las que el trabajo con el duelo afecta al asesor: hacer consciente las propias pérdidas, contactar con las pérdidas que teme el asesor y/o cuestionar el propio sentido existencial sobre la muerte. En la formación de profesionales que trabajan con este tema Worden promueve trabajar con las historias de pérdida de cada psicólogo.

Estos puntos me hacen evocar una vivencia sobre mi propio duelo migratorio…

Hace un par de semanas le escribí a quien había sido mi terapéuta en Caracas. Por extraño que parezca, en su momento, antes de migrar, no hicen un cierre con ella, sin embargo la tuve presente estos tres años: su consultorio, sus palabras, su voz… y las ganas inmensas de agradecerle lo importante que fue el proceso terapéutico que viví con ella. Tres años más tarde pude decirle Gracias. Unas gracias profundas, sinceras y llenas de significado para mí.

De alguna manera cerrar aquel proceso me ha permitido aterrizar en otros, más actuales y tan importantes como aquel. Vivir esta dimensión de mi duelo migratorio, experimentar lo que supone cortar, cerrar, decir adios y elaborar esa pérdida, es parte de este proceso de crecimiento y desarrollo en el que me encuentro.

Worden cita en su libro a Simos (1979) que dice:

«El tratamiento de las personas en duelo ha de surgir de la compasión basada en el reconocimiento de la vulnerabilidad normal de todos los seres humanos ante la pérdida»

Me gusta esta postura, humana y cercana del terapéuta…

9 Comentarios

  1. Yaneidis Cuadrado

    Me topé por causalidad con este link en mi face, y como una luz de lo alto llegó a mi vida en el momento justo. Me parece superinteresante este tema. Aunque tiene que ver mucho con mi quehacer profesional, me impresionó mas por intereses personales.

    precisamente en este momento de mi vida estoy en ese proceso de duelo. Acabo de terminar una relación, y este artículo, aunque corto me da unas herramientas prácticas para seguir en este proceso de forma productiva y provechosa.

    me interesaría conocer mas acerca de estos temas.

    Responder
    • Rosario

      Me alegra que te sea de utilidad!
      Muchas veces estamos en situaciones de pérdida que nos hacen replantearnos todo…
      El libro de Worden que estoy mencionando es realmente bueno para los profesionales que trabajan con esta temática. Hace referencia a las tareas que las personas debemos resolver en el proceso de duelo para que, pasado el tiempo y habiendo elaborado la pérdida, podamos reiniciar una nueva etapa sanamente.
      Esta postura, centrada en tareas me gusta porque pone la responsabilidad en el afectado, y le resta importancia a los tiempos.
      Tarea 1: aceptar la realidad de la pérdida
      Tarea 2: trabajar las emociones y el dolor de la pérdida
      Tarea3: adaptarse a un medio en el que la persona está ausente
      Tarea 4: recolocar emocionalmente a la persona perdida y seguir viviendo

      Cuando sufrimos una ruptura, en cierto modo hay una pérdida, pero la otra persona no ha muerto. Vivir con su existencia independiente de la nuestra es quizas la tarea final… pero antes hay que aceptarla, sentirla y reubicarse en la vida cotidiana…. el proceso es largo pero de eso se trata vivir… de sentir.

      Responder
      • Blanca

        acabo de encontrar tu blog, me gustó mucho, soy uruguaya inmigrante en Brasil, trabajè con inmigrantes como psicóloga y ahora intento escribir sobre ello

        Responder
        • Rosario

          Blanca, gracias por tu visita y tu comentario. Migrar es una experiencia personal muy importante. Veo que tenemos cosas en común, cualquier cosa que necesites estoy a la orden 🙂

          Responder
  2. Alicia

    Este libro me lo voy a comprar, creo que me puede ser muy útil. Gracias Rosario.

    Responder
    • Rosario

      Alicia este capitulo del libro sobre el asesor me recordó lo fuerte de tu trabajo! Hay un apartado también dedicado al bornout en cuidados paliativos y trabajo de duelo… Creo que será de utilidad para ti. Un abrazo!!!

      Responder
  3. Blas

    Eres la mejor… trabajas pr acá y trabajas por allá… verdaderamente que es muy útil lo que haces… porque al final hay un sentido de pérdida en la migración cierto, sin embargo, en el caso de los hombres se combina con sensaciones asociadas a la pérdida de poder, de gerencia, asociado a un anonimato crudo en medio de muchas dificultades. Seguimos por acá consultando este BLOG BÁRBARO!
    Abrazo!
    Blas

    Responder
    • Rosario

      Por eso del anonimato le han puesto cariñosamente al Síndorme de Estrés del Inmigrante Síndrome de Ulises:
      «me preguntas cíclope quien soy y te respondo: soy nadie y nadie me llaman todos»…
      Perder, morir un poco y renacer transformado, asi cada día.

      Responder
  4. Diegosrx

    Gracias Rosario por el artículo lo necesitaba como guia para un deber en la U, proximamante seremos colegas en psicología

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. Duelo en niños: aclarar, contener y acompañar. | Blog de una psicoterapeuta - […] esta angustia, que no solo se refiere a la muerte en general sino a nuestra propia muerte. Para que…

Dejar una respuesta a Diegosrx Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *