Últimas Entradas

Cuando no te mueves, tienes que saber por qué

Vi el nombre del autor, lo reconocí. Me dije: “se lo voy a regalar”. En unos minutos lo había pagado y lo tenía en mi bolso.

En la contraportada leí:

 

“Cuando te mueves,

tienes que saber hacia dónde.

Cuando no te mueves,

tienes que saber por qué.”

Holm Friebe

 

(“Wenn du dich bewegst, musst du wissen wohin. Wenn du dich nicht bewegst, musst du wissen warum” – Holm Friebe, Die Stein-Strategie)

 

La primera vez que entré a una librería alemana quedé cautivada. Michael compraba ensayos sobre temas deactualidad. Algunos de ellos eran motivo de largas conversaciones y nos permit​í​a​n​ tener diferentes ángulos para observar y decidir.

Si.

Decidir.

Consumir información (desde la formaci​ó​n más famosa hasta el conjunto de tips más simple) ​cuando no nos ayuda a tomar decisiones​,​ se convierte en una excusa para justificar nuestra  incapacidad para movernos​.

Lo veo c​o​n frecuencia en la consulta online. Gente ​”​infoxicada​*”​ y en consecuencia, paralizada.

​Las razones son muchas, les contaré unas cuantas, pero pueden ser muchas más porque cada caso es único.

  • Características d​e personalidad que tienden al perfeccionismo y que nunca se sienten listas o completas para dar un paso. Con frecuencia tienen acumulados una lista enorme de prestigiosas formaciones que pueden llegar a hacerlos sentir inseguros.
  • ​Características de personalidad con tendencia a polarizar, y que oscilan entre la idealización y la denigración. Se pueden idealizar cuentas de las redes sociales, estilos de crianza o alimentación, autores de libros, etc. Al caer en la idealización, nada es suficientemente bueno. De esta manera que el “ideal” deja de ser inspirador y se convierte en un obstáculo​.
  • .Una historia familiar muy cargada de exig​encias que luego se convierten en autoexigencias
  • Estar en una etapa en la que tomar una decisiones es contraproduc​ente​ pero ante la cual no se ha hecho consciente la decisión de no decidir.  (Sí: no decidir también es una decisión)​
  • Estar frente a elecciones antagónicas, q​u​e ponen en riesgo el status quo de la persona.
  • Estar frente a decisiones que implican cuestionar el estilo de vida que se ha llevado hasta ahora y ​esto pone a prueba relacione​s​  significativas (con la pareja, el trabajo, la familia, con el dinero, la comida, etc.)

 

Ante ​cualquier cambio o decisión la persona muchas veces utiliza la búsqueda de información como defensa: “voy a investigar”  o “voy a hacer un curso” o “voy a seguir a fulano (en las redes) porque me inspira”

 

Y mientras más eleva esas voces, más se apaga la propia  voz

 

​Y se mantiene en el mismo lugar, con todo lo que muchas veces ello implica.

 

La frase del libro quedó resonando en mis oídos, como una canción pegajosa:

“Cuando te mueves,

tienes que saber hacia dónde.

Cuando no te mueves,

tienes que saber por qué.”

 

Tejer Vínculos (4)Me di cuenta que esa frase resume en gran medida mi trabajo de indagación con mis pacientes en la consulta y la razón por la cual decidí crear SOY DIÁSPORA, MI DEBER ES FLORECER (mi programa de acompañamiento online para migrantes)

Porque cuando vivimos en el extranjero, llega el momento de revisar profundamente hacia dónde queremos movernos, qué decisiones queremos tomar, hacia dónde queremos orientar nuestras vidas o de descubrir por qué estamos paralizados y si realmente quedarnos inmóviles es una elección o una consecuencia.

 

Y tu,

¿sabes hacia dónde vas?

Y si no vas a moverte,

¿sabes por qué?

 

 

Bájate, conócelos. Son los nuevos amigos de tu hijo.

Hacía mucho frío, aún no había nevado, pero el viento estaba helado y húmedo. Ví como se alejaba con ese abrigo rosa fresa que nos iba a salir por un ojo de la cara y que conseguimos en una oferta fantástica. Se iba alejando, haciéndose pequeñita mientras yo pensaba en Tony Chalbaud.

 

Se iba acercando a la iglesia. La iglesia imponente y solitaria donde un grupo de niños ensayaría para el nacimiento viviente que presentan en Navidad en nuestro pueblo de adopción, al sur de Alemania.

 

“No le dije que debe hacer si cuando abra la puerta no está el grupo allí” pensé mientras se bajaba del carro.

 

Pensé en lo frágil que es. Pensé también que hacia frío. Que tenía un bebe de 9 meses a punto de dormirse. Me dí ánimos diciéndome que ya tiene 8. Como si 8 años fueran muchos años. Como si 8 años representaran un super poder. “Es solo una hora” . Esperé 5 minutos estacionada, por si salía. No salió. ¿qué podía pasar?

Y pensé en Tony.

 

No puedo nombrar aquí todas las cosas que he aprendí de Tony (sería este un post muy largo) pero quiero contarles algo sobre él. Para ello debo decir antes que durante años fui scout. Cada sábado iba a reunirme con un grupo maravilloso, con el que aún mantengo lazos profundos. En términos concretos eso significaba que, cada sábado de 2:30 a 5:30 estaba con un grupo de adolescentes dirigido por adultos voluntarios. Esos adultos organizaban actividades para la formación de niños y jóvenes. Y tenían un jefe. Durante un largo tiempo ese jefe fue Tony. Para quienes no lo conocían la función de Tony parecía simple: cada sábado estaba en la puerta de nuestro lugar de reunión. Saludaba a los padres de los niños, (para las damas siempre un piropo y para los caballeros un chiste acorde con la situación) y luego se despedía de todos. Lo natural era saludarlo y entrar corriendo a verse con los amigos mientras los padres pasaban unos minutos con él.

 

Pero algunas veces esto no pasaba. Los niños se bajaban de algún carro con prisas. Desde el interior, algún padre apurado hacia un saludo con la mano y dejaba a sus hijos en la puerta para volver 3 horas mas tarde.

 

Entonces de la boca de Tony no salían ni piropos ni chistes. Mascullaba una colección de improperios que tenia reservados para ese momento, porque era una irresponsabilidad dejar a un niño en manos de unos adultos sin ni siquiera tomarse 5 minutos para saber en manos de quién se quedaban sus niños. Esa escena terminaba más o menos igual siempre “no saben quiénes somos”. Muchas veces lo vi asomarse a la ventana de aquellos carros de gente apurada , para dar la mano y animar a esos padres a conocer con quiénes dejaban a sus niños.

 

Lo se porque crecí en este grupo.

 

Lo se porque años más tarde yo misma estuve en esa puerta, viendo cómo los padres se alejaban dejando a sus amados tesoros en nuestras manos. Y porque años más tarde escuché los mismos improperios de muchos de mis grandes amigos. Lo recuerdo especialmente de Mary Maceira.

 

El 12 de diciembre, 20 o 25 años mas tarde, yo fui una de esas madres.

 

Me pudo la comodidad.

 

La vi alejarse mientras recordaba las lecciones de Tony.

 

Volví una hora más tarde

En la puerta de la iglesia estaba mi hija, con los ojos rojos de llorar.

 

La acompañaba una mujer a la que llamo Frau Beata porque no se pronunciar su nombre. ¡Frau Beata!

Mientras me hablaba en alemán, yo hablaba con Victoria en español y pensaba en Tony. No me bajé. No me bajé por cómoda. No tenía otra excusa, no conmigio misma. ¿qué había pasado?

 

Si. Frau Beata me habia entregado un papel y allí se especificaba un cambio de horario. Pero yo no lo leí. Simplemente lo recibí… y mi hija estuvo puntual a una hora incorrecta en un lugar solitario, cuyos muros albergan historias de mil colores, algunas muy oscuras.

Y allí había dejado a mi hija, sin bajarme.

 

Y allí estaba Frau Beata. No se si es buena persona. Lo parece, pero no lo se.

Y como no lo se, ni lo voy a saber nunca, lo único que puedo hacer es seguir el consejo de Tony que no escuché ese día justo cuando debí escucharlo:

 

“Bájate. No sabes quiénes son.”

 


Nos puede pasar que al vivir el otro contexto, perdamos el contacto con la sabiduría que cotidianamente recibiríamos de nuestros mayores, aún siendo adultos. La falta de contacto con personas de la tercera edad nos deja desprovistos de la “sabiduría de sentido común” que todavía necesitamos. Por ello es tan necesario tenerlos presentes, simbólicamente, aún en medio de la ausencia. La falta de referentes nos hace vulnerables, porque nos impide ver riesgos y oportunidades con claridad. Nos hace cuestionarnos si “debemos” o no hacer determinadas cosas como padres. Es todo un reto, que vivimos cada día como padres en el extranjero.


Tejer Vínculos (4)

 

 

 

Un consultorio psicológico online lleno de vida

Este es mi espacio de trabajo. 

consulta psicológica online

Un lugar lleno de vida, de proyectos, de sueños, de libros, de juguetes, de risas, de cámaras y luces.

Tradicionalmente los consultorios psicológicos presenciales son el lugar de encuentro con los pacientes. Mi consultorio presencial siempre había tenido sillones cómodos, juguetes, cuentos y un escritorio con una laptop y unos cuantos papeles mezclados (desde dibujos de mi hija y las notas para los post que voy a escribir hasta las breves notas que tomo en la consulta).

Hace tres años y medio, cuando decidí trabajar de lleno en mis servicios online , me di cuenta de que mi espacio debía cambiar. Que necesitaba iluminación, que la cámara debía ser mucho más potente, que mis libros podían estar cerca y que mis juguetes seguían siendo necesarios. Que mis hijos necesitaban también un espacio para los momentos en los que escribo. Poco a poco el espacio fue evolucionando.

Me di cuenta de que por fin la tecnología me facilitaba hacer grupos de apoyo online, hacer videos más rápido y llegarle a más gente. Así que mi laptop está llena de programas de edición de video , tengo un aula virtual potente y amigable y estoy suscrita a servicios que me permiten agilizar mi trabajo.

 

Este año 2018, desde este espacio te ofreceré:

1) Consulta psicológica online

2) Asesoramiento psicológico familiar online

3) Programas de acompañamiento online (¡empiezo con el programa “Soy Diáspora” en febrero!!!!!, por favor si quieres participar deja tu correo en los comentarios, por DM o escríbeme a rovasque@gmail.com  que estoy muy emocionada y no me aguanto las ganas de contarlo)

4) Webinars: Haré la segunda edición de “Cómo acompañar a nuestros hijos en la Socialización multicultural” y abriré otros temas de interés

5) Haré un LIVE GRATUITO quincenal con temas que propone mi comunidad de instagram

6) Escribiré un par de cuentos más y le daré vida a un recurso impreso del que NO voy a hablar todavía. (Busco una editorial que se enamore de mis proyectos)

7) Y con la grata compañía de gente maravillosa iniciaré un programa de formación para profesionales de la psicología.

La vida me está dando señales de que las actividades presenciales de grupo vuelven a ser una opción, así que no descarto asistir a algunas actividades en las que me inviten que estén a mi alcance.

Así que este espacio que ven en la foto está vivo y vibrante. Es un espacio de creación y de acompañamiento. La lista de miles de cosas por hacer, solo crece y crece. Pero lo que me mueve no es una lista larga e interminable (que siempre puede cambiar por el camino), es un propósito.

Gracias a quienes me acompañan. Especialmente a uno que no tiene cuenta en instagram, que aparece muy camuflado en la foto (¿logran verlo?) , que ha puesto desde la lámpara hasta el escritorio y que es quien  más ha creído en este proyecto.

Una familia bilingüe necesita leer en dos idiomas

Si, un día declinaré en alemán.

Pero no hoy.

Hoy canto “La vaca mariposa” a mi bebé de ocho meses y leo “El principito” a mi hija de ocho años. Hablar en español, se ha vuelto algo más que una buena costumbre. Se ha convertido en  una manera de construir y preservar lazos íntimos y profundos con mis hijos.

He descubierto que hablar no basta. Al menos no me basta.

Necesito lee en voz alta.

Al principio buscaba cuentos, que son el tesoro más bonito que se puede acumular en la niñez. Pero los años pasan inexorables, y los niños quiere más.

La delicia de perderme en una librería a buscar libros para mi hija simplemente no puedo experimentarla con la frecuencia que quisiera. Sí, siempre puedo buscar por Amazon… pero ¡por favor! ¿acaso se puede comparar comprar libros por Amazon con ojear libros, olerlos y fisgonear entre sus páginas? Rotundamente no.

No quiero esperar a tener la capacidad de declinar en alemán para volver a disfrutar de escoger un buen libro para mis hijos.

leolibrosAsí que me conseguí una librera. Sí, una librera. Una mujer cuyo arte consiste en buscar, seleccionar, coser y descoser libros ¡en español! Mi librera, además, vive en Alemania y para completar ¡es mamá! Ella me guía, como si me metiera por los pasillos de una librería con los ojos vendados. Me describe el contenido, me pregunta qué busco, pasa las páginas por mi, y me ofrece opciones, no veredictos. Ella se especializa en familias como nosotros, familias bilingües que quieren que la riqueza de la lengua

Me dejo recomendar por ella, y lamento el poco tiempo que tengo para seguirle la pista a cada novedad que trae. Mi librera se ha montado una tienda online, porque es muy moderna, pero mi librera hace algo que yo sueño con hacer: lee en voz alta. Lee en español, aquí en Alemania. Su librería se llama Leolibros.com

Debe tener la voz melódica ¿qué acento tendrá?

¿madrileño?  ¿mexicano?

Mi librera me ha hecho recomendaciones muy bonitas para esta Navidad. Como soy poco tradicional, los libros que he pedido no son sobre esta época decembrina. Son historias feministas, historias para niñas y sobretodo historias para seguir hablando. Para conectar, en español, con mi hija.

Mi librera sabe que yo un día declinaré en alemán, que podré hilar un discurso sin errores gramáticales y escribir con cierta gracia. Pero que lo que me quita el sueño no es precisamente el dativo y el acusativo. Lo que me mueve es seguir tejiendo el vínculo con mis hijos en mi lengua, cantarles en mi lengua, y leerles en mi lengua.

Porque, aunque un día declinaré en alemán, en esta casa la lengua del corazón es el español.

Gracias Norah.


Dejo aquí las referencias de los libros que recibí para regalar en diciembre:

 

libros-para-pensar.jpg“Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes: cien historias de mujeres extraordinarias” de Elena Favilli y Francesca Cavallo

 

 

 

 

 

 


¿te has preguntado por qué algunos padres no cuentan cuentos?

¡Lee este post con mi respuesta!

La pareja bicultural y el duelo migratorio

Suena a título de investigación científica, pero no lo es. Esta es una reflexión sobre mi experiencia trabajando con parejas biculturales en la consulta online. 

Suele suceder así.

pareja biculturalaceptación ycompromisoLa pareja busca apoyo por un problema típico que traería a consulta a cualquier pareja. Pasan las primeras entrevistas. Nos vamos conociendo. Y aparece, sin avisar y sin ser invitado, el #duelomigrartorio de quien ha dejado su país por amor.

Aparecen las nostalgias, la sensación de soledad, la idealización del país de origen, la necesidad de ser comprendida en la lengua materna con todos su matices, el tentación de saber cómo sería todo si en lugar de aquí estuvieran allá. La tierra amada emerge y distorsiona la situación actual.

Y entonces la otra parte, la que no ha dejado su país,  trata de entender esto y se petrifica. Ante un duelo de este tipo intenta buscar “soluciones”. Pasa por la idea de minimizarlo, luego intenta mitigar el dolor con un pasaje que acerque a los seres amados. Por último se aleja, buscando distancia de esta tristeza desconocida e incomprensible.

Pero el punto álgido de este des-encuentro ocurre cuando la persona que vive la nostalgia, a quien mas extraña es a si misma. Extraña la que era en su tierra, la que caminaba en otras calles, la que era conocida y querida sin mayor explicación que su presencia. La que sen sentía como pez en el agua en cada situación y no tenía que enfrentar novedades cada dos horas. Esa que hoy se desdibuja en la nueva piel y que le cuesta reconocerse en el nuevo entorno.

La pareja se resiente por ese problema que los trajo a terapia, pero tiene como una especie de agravante este duelo que es cíclico y que aparece, traicionero, remasterizado, cuando vivimos una crisis vital.

La pareja bicultural requiere de una atención especial a este duelo de uno de sus miembros, con empatía y solidaridad.

 

Se trata de aceptar que una parte de esa persona que amamos vive un proceso profundamente individual, retador y transformador.

Que espera de nosotros ser aceptada con esa cicatriz, que de cuando en cuando se abre.

Que no ama menos su vida actual porque añore una parte de su pasado.

Que la pareja está sola, sin una familia extendida o amigos que catalicen procesos o los obstaculicen y que construir una red de apoyo es parte de la salud de la relación

Y sobretodo que este duelo no sea usado como chivo expiatorio de otros problemas en la relación.

Mi trabajo con parejas biculturales ha ocurrido de forma directa (atendiendo parejas) o de forma indirecta (atendiendo mujeres inmigrantes que viven en pareja) y ha significado para mi una experiencia tremenda de aprendizaje como terapeuta y persona.

Gracias a quienes confían en mi para acompañar sus procesos de crecimiento y desarrollo.