Últimas Entradas

La pareja bicultural y el duelo migratorio

Suena a título de investigación científica, pero no lo es. Esta es una reflexión sobre mi experiencia trabajando con parejas biculturales en la consulta online. 

Suele suceder así.

pareja biculturalaceptación ycompromisoLa pareja busca apoyo por un problema típico que traería a consulta a cualquier pareja. Pasan las primeras entrevistas. Nos vamos conociendo. Y aparece, sin avisar y sin ser invitado, el #duelomigrartorio de quien ha dejado su país por amor.

Aparecen las nostalgias, la sensación de soledad, la idealización del país de origen, la necesidad de ser comprendida en la lengua materna con todos su matices, el tentación de saber cómo sería todo si en lugar de aquí estuvieran allá. La tierra amada emerge y distorsiona la situación actual.

Y entonces la otra parte, la que no ha dejado su país,  trata de entender esto y se petrifica. Ante un duelo de este tipo intenta buscar “soluciones”. Pasa por la idea de minimizarlo, luego intenta mitigar el dolor con un pasaje que acerque a los seres amados. Por último se aleja, buscando distancia de esta tristeza desconocida e incomprensible.

Pero el punto álgido de este des-encuentro ocurre cuando la persona que vive la nostalgia, a quien mas extraña es a si misma. Extraña la que era en su tierra, la que caminaba en otras calles, la que era conocida y querida sin mayor explicación que su presencia. La que sen sentía como pez en el agua en cada situación y no tenía que enfrentar novedades cada dos horas. Esa que hoy se desdibuja en la nueva piel y que le cuesta reconocerse en el nuevo entorno.

La pareja se resiente por ese problema que los trajo a terapia, pero tiene como una especie de agravante este duelo que es cíclico y que aparece, traicionero, remasterizado, cuando vivimos una crisis vital.

La pareja bicultural requiere de una atención especial a este duelo de uno de sus miembros, con empatía y solidaridad.

 

Se trata de aceptar que una parte de esa persona que amamos vive un proceso profundamente individual, retador y transformador.

Que espera de nosotros ser aceptada con esa cicatriz, que de cuando en cuando se abre.

Que no ama menos su vida actual porque añore una parte de su pasado.

Que la pareja está sola, sin una familia extendida o amigos que catalicen procesos o los obstaculicen y que construir una red de apoyo es parte de la salud de la relación

Y sobretodo que este duelo no sea usado como chivo expiatorio de otros problemas en la relación.

Mi trabajo con parejas biculturales ha ocurrido de forma directa (atendiendo parejas) o de forma indirecta (atendiendo mujeres inmigrantes que viven en pareja) y ha significado para mi una experiencia tremenda de aprendizaje como terapeuta y persona.

Gracias a quienes confían en mi para acompañar sus procesos de crecimiento y desarrollo.

Dos años en Alemania

Es como una suerte de cumpleaños. Miro hacia adentro y me siento satisfecha. No creo que la frase “empezar de cero” me describa: nunca he empezado desde cero. He empezado sin muebles, sin familia ni amigos cerca, pero con suficientes herramientas en mi maleta como para construir una vida llena de amores. Amor de pareja, de familia, amor por mis proyectos personales y por quienes me rodean. Así que hace dos años no empecé de cero, pero sí empecé de nuevo.

La primera vez que fui a Meersburg, una ciudad de película al borde del Bodensee (lago Constanza) me detuve frente a una tienda de sombreros que hay en una esquina de ensueño, en la que en verano las flores caen como cascadas desde las ventanas. Los quería todos y me enamoré de uno. Quería ir en vestido y con sombrero disfrutando del sol. Ya tenía el vestido puesto ¡solo me faltaba el sombrero!

No podía comprarlo, pues las prioridades eran otras: empezar a equiparnos con ropa para el invierno. La coquetería veraniega podía esperar. Era un capricho, ¿y quién no los tiene?.

Ese día paseamos observando, deseando, soñando y entusiasmándonos. Me fui a casa sin el sombrero pero cargada de la energía que me regaló ese lugar tan nuevo para mis ojos.

En estos dos años, después de muchos esperar, llegó el momento en el que podíamos recibir a Javier, y aquí está: un bebé de casi cuatro meses, risueño, tranquilo y de poco dormir.

 En estos dos años he podido cristalizar una idea que comenzó hace 8 años como un proyecto difuso. Un proyecto que mi marido consideraba una apuesta al éxito y que a mi me costaba visualizar: una consulta psicólógica online, que hoy tiene vida propia y me llena de satisfacción.

También ha sido un tiempo para entender y aceptar  la energía adolescente que aún conservo. La que me hace dar pasos, atreverme, buscar mi identidad, aprender a hacer cosas nuevas y desear sin miedo.

Todo esto y más ha sucedido en estos dos años, pero no son fruto del azar ni de la suerte. Hay mucho camino recorrido, mucho trabajo hacia adentro y hacia afuera.

Esperé pacientemente dos veranos: el sábado pasado,  el día que cumplí dos años en Alemania, pude comprar mi sombrero en Meersburg. Era ese y era allí donde quería comprarlo. Me probé como veinte, me miré en el espejo durante largo rato y escogí. Salí con mi sombrero puesto, llena de certezas.

dos años en alemania (1)

Emigré y me siento culpable

Con la adquisición de este vídeo tendrás acceso a un contenido exclusivo que responde a las siguientes preguntas que seguro te has hecho muchas veces:

¿Por qué me siento culpable?
¿Sólo me siento culpable por emigrar o suelo sentirme culpable por tomar decisiones adultas?
¿El foco de mi sentimiento está puesto en mis hijos o en mi familia de origen?
¿Cómo puedo salir de la parálisis que me provoca la culpa?
¿Qué puedo hacer?

El vídeo tiene una duración de 20 minutos llenos de información, y que puedes ver cuantas veces quieras y necesites.

Pero yo no creo que un vídeo sea suficiente. Creo que para que el contenido sea significativo tienes que aplicarlo a tu vida cotidiana y verlo a la luz de tu historia personal. Por eso con la adquisición del vídeo adquieres también un documento con siete ejercicios terapéuticos para manejar el sentimiento del culpa al emigrar

Son los ejercicios los que te hacen pensar en:

Tu historia familiar
El rol que has desempeñado hasta emigrar
Las capacidades resilientes de tus hijos
y mucho más

¿por qué incluir ejercicios terapéuticos al finalizar el video?

Porque quiero que contactes con la idea de que:

eres adulto​,​
eres suficiente​,​
eres responsable de tus decisiones, no culpable.

​Este video es para ti si el sentimiento de culpa:

Te impide disfrutar de tu presente​,​
Te aleja de tu familia de origen​,​
Te impide mantener una relación de pareja saludable​,
Condiciona la relación cotidiana con tus​ ​hijos

El precio es muy accesible, tendrás acceso a un material que aporta valor y el aplicable a tu vida cotidiana por solo
7,85 US$ / 7 €


Si te interesa el video, los ejercicios y el microvideo que acompaña a los ejercicios solo tienes que:

1) Hacer el pago de 7, 85 US$ a través de PayPal (puedes hacer el envió utilizando mi correo electrónico o puedo enviarte una “solicitud de dinero”)
2) Una vez realizado el pago te enviaré un correo con la siguiente información:
Enlace al video con la información y la clave de acceso
Enlace al microvideo de introducción a los ejercicios y la clave de acceso
Documento PDF con los ejercicios terapéuticos


Si tienes cualquier duda o pregunta sólo tienes que escribirme y con mucho gusto responderé a todas las preguntas!

¿quieres leer un poco sobre el tema y mi enfoque? ¡puedes leer este post!

Recibe un abrazo

Rosario

Jueves de familia: un espacio online para aprender sobre temas de psicología

JUEVES DE FAMILIALos jueves de familia son un espacio virtual semanal en el que daremos una charla para responder a preguntas específicas. Cada semana un tema diferente

¿Por qué tomamos la iniciativa de los Jueves de familia?

Porque nos damos cuenta de que la necesidad de información especializada y profesional es muy alta. Tu sabes que estás viviendo una situación compleja, por lo que quieres informarte. Empiezas a leer cada artículo de internet, cada post y cada publicación de instagram que dice algo sobre tu situación.

Pronto te das cuenta que mucha de la información que lees es copiada, repetida y poco profunda. Y también que tienes muchas preguntas, que quieres hacer estas preguntas a especialistas reconocidos en su área y no quieres ventilar tu caso en una red social con miles de seguidores

Para ti son los Jueves de Familia: cada semana un tema diferente, tratado por una especialista, con el mayor profesionalismo posible y con mucha calidez y ética.

En este espacio virtual podrás escuchar información a tu medida y hacer preguntas en un entorno seguro y respetuoso. 

Queremos que el precio no sea una excusa para no participar, por lo tanto la inscripción tiene un costo muy económico de solo 5,75 US$

Si quieres participar de nuestros jueves de familia, rellena el siguiente formulario:

Inscríbete en solo tres pasos:

1) Llenar el formulario

2) Realizar el pago a través de PayPal por un monto de 5,75 US$ , (si quieres utilizar otros métodos de pago  escríbeme a rovasque@gmail.com)

2) Al recibir la confirmación, te enviaré un enlace que te dirigirá a la charla, que es en vivo y tiene una duración de una hora.

(Residentes en Venezuela deben escribir a rovasque@gmail.com para solicitar información sobre el pago. Este servicio pretende ser solidario con los venezolanos que no tienen acceso a divisas y mantener una oferta de servicios accesible)

Si te interesa recibir el calendario de charlas y otras actividades virtuales envía un correo a rovasque@gmail.com

 

 

Los jueves de familia son una iniciativa de psicólogas especializadas en diferentes áreas que nos unimos para ofrecerte un servicio profesional, cálido y ético.

Somos Alicia Nuñez (@spacioemocional) Luisa Arenas (@escueladeamor) Alejadra Sapene (@alesapene) y Rosario Vasquez R. (@contratransferencia)

Sentimiento de culpa al emigrar

Todas estas personas tienen en común el sentimiento de culpa después de emigrar. Luchan contra él de mil maneras, y aparece una y otra vez:

“Es que desde que emigramos me siento culpable con mis hijos… siento que se están perdiendo de la oportunidad de crecer rodeados de primos y abuelos por una decisión que yo tomé”

Mi familia lo está pasando muy mal mientras yo estoy aquí, no me falta nada y no puedo sacarme esto de la cabeza. El domingo, cuando salgo a pasear y a comer con amigos, pienso en mi familia, y me siento fatal”

“Cuando murió mi abuela no podía parar de pensar lo lejos que estoy… no pude estar, ni ayudar cuando estuvo enferma, ni acompañar a mi familia… es muy duro”

“Mis hijos son cada vez más de aquí, les cesta hablar español, no saben estar como los niños de mi país… cada vez que nos conectamos por skype mi familia me lo reprocha. Me dicen que no les estoy enseñando de dónde vienen. Yo hago lo que puedo, pero aún así siento que no es suficiente”

¿Por qué me siento culpable?

La culpa es un sentimiento como cualquier otro: no es ni bueno ni malo. Es muy desagradable, eso sí. Como todos los sentimientos tiene una función: la de recordarnos si lo que hemos hecho es moralmente aceptable. Si no tuvieramos sentimiento de culpa, seríamos crueles y despiadados.

¿cuándo la culpa es un problema? Cuando aparece continuamente, sin que hayamos cometido ningún acto inmoral. Aparece cuando interpretamos nuestras acciones como dañinas hacia los demás. Cuando es muy intensa, la culpa hace referencia a  un patrón con el que cargamos desde la infancia: nunca somos suficientemente buenos. Buenos hijos, buenos hermanos, buenos amigos. Siempre tenemos algo que reparar, como si nuestras acciones fueran una ofensa.

Mucha gente, que a lo largo de su vida ha vivido con la culpa a cuestas, confunde la culpa con otros sentimientos. Con frecuencia me escriben o consultan personas porque viven la migración desde la #culpa y se relacionan con sus seres queridos en la distancia asumiendo que sentirse culpables es el medio para expresar empatía. También sienten culpa hacia sus hijos, como si de algún modo al emigrar, les arrebataron algo. Terminan victimizandolos antes de que el niño tenga la oportunidad de vivir su propia experiencia.

Cuando confundes culpa con empatía no logras conectar con el otro y su sufrimiento. Solo conectas contigo y una emoción confusa que no te permite ni disfrutar tu presente ni apoyar al otro. La culpa también minimiza al otro, como si este no fuese capaz de desarrollar sus propios recursos. Además impide una relación profunda en la distancia pues te impide contar con alegría y satisfacción tus logros y éxitos y compartir con tus seres queridos el lado positivo que tiene tu experiencia migratoria.

¿Qué haces con la culpa? lo que hace todo el mundo: lavarla, o lo que en psicología conocemos como acciones reparatorias. Cuando hemos hecho algún acto dañino hacia los demás, es perfectamente coherente que nos dediquemos a reparar el daño. Es lo sano para mantener la relación. Pero…

cuando no hemos cometido ningún acto dañino ¿por qué tenemos que reparar algo que no hemos roto?

La razón es que interpretamos nuestra toma de decisiones adulta como un daño que le infringimos a otro y necesitas entender de dónde viene ese mensaje que te sigue hasta tu nuevo país de residencia.

En una relación sana, cuando alguien te cuenta su dolor no lo hace para perseguirte y culpabiliazarte por abandonarlo, o por tus éxitos. Lo hace buscando escucha y empatía. Lo hace porque sentirse acompañado lo reconforta y porque confía en ti.

Disfruta el momento placentero que hoy tienes delante, escucha atenta y compasivamente el dolor de quien se te acerca.


¿quieres el taller online: “Emigré y siento culpa ¿qué hago?”?

Tienes a disposición un vídeo con una explicación clara y cercana acerca de la culpa al emigrar y cómo manejarla. Además incluye un documento con ejercicios terapéuticos por solo 7.99 US$

culpa emigrar (1)

 

 

 

Rellena el siguiente formulario y recibe el vídeo y los ejercicios!


Si sientes que el sentimiento de culpa:

Te impide disfrutar de tu presente

Te aleja de tu familia de origen

Te impide mantener una relación de pareja saludable

Condiciona la relación cotidiana con tus hijos…

No dudes en solicitar ayuda profesional.

vimeo rosario vasquez psicologa