All posts tagged: familias multiculturales

Polaridades del inmigrante (II): idealización vs denigración

La idealización y la denigración surgen en muchas oportunidades como mecanismos para afrontar la primera etapa de la migración, ante la separación inminente que implica emigrar. Como todo proceso psíquico, se hace muy intenso y complejo cuando se vive el conflicto, la violencia o la injusticia.
Esta separación fáctica (te separas físicamente del país, la familia, etc.) puede implicar también una separación simbólica en país idealizado vs país denigrado. De manera esperada, la integración ocurrirá como parte de la elaboración del duelo migratorio, pero requiere de consciencia y trabajo individual, para que esta polaridad no se convierta en un patrón y afecte tus decisiones personales y tus relaciones familiares y sociales.

Aprender un nuevo idioma

¿Alguien ha tenido que aprender un idioma nuevo al #emigrar? ¿quizás un oficio nuevo? En estas semanas ausente de la red me pasó algo especial. El idioma “explotó en mi cabeza”, no porque lo empezara a hablar correctamente (aún hago muchas fallas gramaticales) sino porque me sentí mucho más segura al hablar… ¡y al escribir! Me animé a escribir en alemán, como si tuviera un blog. Todo un atrevimiento para una principiante. Mi intención era que mis profes de curso me corrigieran. Tener quien te enseñe y que ademas te corrija es todo un lujo ¡que no podía desperdiciar! Conté la historia de cómo ha sido el aprendizaje de la lengua por parte de mi hija, comenté una película que recientemente vi en alemán y hasta le escribí una carta al autor de un artículo en el periódico local de mi ciudad. (Todos esos temas los iré publicando poco a poco). Me tomó horas cada folio. Escribí a mano porque en este proceso he vuelto a ser una niña-aprendiz y he necesitado de todos mis …

Polaridades del inmigrante (I): Amor – odio hacia el país de orígen

Esta polaridad amor – odio hacia el país de origen se parece mucho al amor-odio hacia los padres. No por casualidad la palabra *patria* comparte su raíz con la palabra *padre*. Cuando todo marcha más o menos en un tono armonioso con nuestros padres las polaridades no son causa de angustia, pero cuando sobreviene el conflicto, aparece la polaridad con fuerza, y con ello el conflicto de lealtades. Cuando venimos de un país en conflicto (en guerra, en injusticia, en violencia, en pobreza) nuestra relación con “el país” puede estar cargada de polaridades.Creo que lo importante es reconocer que los sentimientos polarizados hacia el país de origen son comunes, que expresarlos es un derecho y que es nuestra responsabilidad lo que hacemos con esos sentimientos. ¿Tomamos decisiones secuestrados por nuestras polaridades? ¿Juzgamos a otros desde nuestra polaridad amor/odio? ¿Criamos a nuestros hijos desde la división?, ¿nos permitimos la conexión con el presente el pasado y el futuro o nos obligamos a comenzar de cero, “borrando” toda huella de lo vivido?…

Ir un poco más allá de las descargas, mirar nuestros sentimientos hacia nuestro origen nos hace siempre más libres.

Emigrar: vivir aquí y ahora, radicalmente.

Para muchas personas emigrar es vivir “ENTRE” aquí y allá.

Durante mucho tiempo viví con el “corazón partío” entre dos mundos, dos países, dos grupos de amigos, dos estilos de vida… Más adelante mi proceso individual me permitió vivir mucho más tranquila, viviendo aquí “Y” allá, en una especie de territorio psiquico en el que al mismo tiempo que vivía mi vida de “aquí”, podía saber y compartir lo que pasaba “allá”, en un sentido más íntegro. Pero con el tiempo descubrí que no lograba mantener el “ritmo” . Y empecé a experimentar el #aquíyahora de una forma más intensa. Lógicamente la maternidad me dió un empujón, pues la atención de los hijos es un radical #aquiyahora , pero no fue solo eso.
El “aquí y ahora” no es un lugar físico y un huso horario.
Es lo que estoy haciendo ahora y con quién estoy ahora.

Emigrar con niños: 7 claves para favorecer el sentido de la continuidad

Los niños que emigran pueden desarrollar resiliencia cuando los apoyamos en la búsqueda de la continuidad. Esto es la búsqueda de la integración de la experiencia y la forma en la cual, las rupturas que hemos vivido durante el proceso de cierre en nuestro país de origen, cobran sentido.