All posts tagged: resiliencia

Bájate, conócelos. Son los nuevos amigos de tu hijo.

Hacía mucho frío, aún no había nevado, pero el viento estaba helado y húmedo. Ví como se alejaba con ese abrigo rosa fresa que nos iba a salir por un ojo de la cara y que conseguimos en una oferta fantástica. Se iba alejando, haciéndose pequeñita mientras yo pensaba en Tony Chalbaud.   Se iba acercando a la iglesia. La iglesia imponente y solitaria donde un grupo de niños ensayaría para el nacimiento viviente que presentan en Navidad en nuestro pueblo de adopción, al sur de Alemania.   “No le dije que debe hacer si cuando abra la puerta no está el grupo allí” pensé mientras se bajaba del carro.   Pensé en lo frágil que es. Pensé también que hacia frío. Que tenía un bebe de 9 meses a punto de dormirse. Me dí ánimos diciéndome que ya tiene 8. Como si 8 años fueran muchos años. Como si 8 años representaran un super poder. “Es solo una hora” . Esperé 5 minutos estacionada, por si salía. No salió. ¿qué podía pasar? Y pensé …

5 recomendaciones para manejar el duelo por la muerte de un ser querido (cuando la familia vive en el extranjero)

5 recomendaciones básicas sobre cómo reaccionar con los hijos y la familia, en las primeras horas después de ocurrido un fallecimiento, cuando la familia vive en el extranjero y nuestros seres queridos están muy lejos.

¿Emigraste?: Evita la comparación

Comprender el país de destino comparándolo con el de origen nos dificulta apreciar la diferencia y nos invita a denigrar aspectos que simplemente no son comparables.
Desde hace años practico la no-comparación, como una convicción casi espiritual. Fue una decisión que tomé conscientemente cuando comprendí que, tal y como ocurre con todas las comparaciones, el resultado solía ser insuficiente y no era satisfactorio. Quedaba siempre un sabor agridulce. Aquí cuento cómo lo hago y lo saludable que ha resultado.

Polaridades del inmigrante (I): Amor – odio hacia el país de orígen

Esta polaridad amor – odio hacia el país de origen se parece mucho al amor-odio hacia los padres. No por casualidad la palabra *patria* comparte su raíz con la palabra *padre*. Cuando todo marcha más o menos en un tono armonioso con nuestros padres las polaridades no son causa de angustia, pero cuando sobreviene el conflicto, aparece la polaridad con fuerza, y con ello el conflicto de lealtades. Cuando venimos de un país en conflicto (en guerra, en injusticia, en violencia, en pobreza) nuestra relación con “el país” puede estar cargada de polaridades.Creo que lo importante es reconocer que los sentimientos polarizados hacia el país de origen son comunes, que expresarlos es un derecho y que es nuestra responsabilidad lo que hacemos con esos sentimientos. ¿Tomamos decisiones secuestrados por nuestras polaridades? ¿Juzgamos a otros desde nuestra polaridad amor/odio? ¿Criamos a nuestros hijos desde la división?, ¿nos permitimos la conexión con el presente el pasado y el futuro o nos obligamos a comenzar de cero, “borrando” toda huella de lo vivido?…

Ir un poco más allá de las descargas, mirar nuestros sentimientos hacia nuestro origen nos hace siempre más libres.